El rol del laboratorio de análisis de semillas en la cadena productiva

Este espacio de trabajo tiene un papel importante ya que pone en evidencia la calidad fisiológica, física y sanitaria del lote.

Por
El rol del laboratorio de análisis de semillas en la cadena productiva
15deMayode2020a las14:00

El laboratorio de análisis es una herramienta para la toma de decisiones en cuanto al destino del lote. Según la calidad se enviará para semilla o no. Además, se podrá saber si el lote será capaz de soportar condiciones de almacenamiento o de siembra no tan favorables, señalaron desde el INTA Oliveros.

Los laboratorios de semillas habilitados por el Instituto Nacional de Semillas (INASE) trabajan de manera controlada con normas  internacionales enmarcadas en las Reglas de la Asociación Internacional de ensayos de Semillas (ISTA por sus siglas en inglés). 

Ver también: Grano verde en soja: claves para elegir los lotes que se usarán como semilla en la próxima campaña

La metodología usada permite a los laboratorios llevar a cabo los diferentes ensayos de calidad. A través del ISTA, se utilizan manuales internacionales específicos para las diferentes pruebas como determinación de humedad.

“El personal del laboratorio, tanto el director técnico como los analistas, comparten una gran responsabilidad en virtud de la tarea que llevan a cabo, que es evaluar la calidad de un lote de semillas a partir de la muestra enviada por el solicitante y mantener la confidencialidad de los resultados”, señalaron desde el INTA Oliveros.

En este sentido comentaron que una vez recibida la muestra, pasa a ser responsabilidad exclusiva del laboratorio. Durante el tratamiento se aplica el protocolo pertinente para que la muestra no sufra ningún tipo de alteración durante la recepción, la ejecución de los ensayos solicitados y la posterior conservación en cámara fría por un período de 6 meses a un año.

El factor humano cumple un rol importante, destacaron desde el INTA. Los analista recepcionan la muestra, registran los datos, preparan los sustratos, higienizan las bandejas para siembra, acondicionan equipos e instrumental necesario para la ejecución de los diferentes ensayos.

El personal además, debe realizar la evaluación de plántulas o semillas y la identificación de semillas de malezas o patógenos. “Para cada una de estas tareas, los analistas deben estar perfectamente entrenados y desarrollar un “criterio uniforme” en la tarea de evaluación del ensayo”, explicaron.

¿Cuándo hacer control de calidad?

Esta pregunta es una cuestión que siempre sale a la luz. En este sentido, desde el INTA Oliveros señalaron que hay diferentes momentos durante el sistema de producción del cultivo, donde el laboratorio participa en la evaluación de la calidad del lote. 

“Incluso, este tipo de controles deben realizarse antes de entrar en el circuito de la producción propiamente dicha, y desde el momento mismo de la “selección de materiales” por parte de los mejoradores”, argumentaron los técnicos.

Los mejoradores tienen el objetivo de trabajar para aumentar los rendimientos, incorporar resistencia o tolerancia a enfermedades o insectos, tolerancia a herbicidas, a suelos salinos, a sequía, entre otros. Para llevar adelante esta tarea recurren a los Bancos de Germoplasma.

Estas muestra tienen descriptores que detallan las características del material: línea o variedad, referidos a fenología del cultivo, morfología de planta, de fruto y de semilla, comportamiento frente a condiciones ambientales desfavorables, comportamiento frente al ataque de insectos y enfermedades, características de calidad de semilla, etc.

Los técnicos detallaron que toda esta información descriptiva asociada al material que se selecciona para ingresar al proyecto de mejora es de gran valor. “Desde el punto de vista de los análisis de calidad fisiológica en el laboratorio, participamos en la descripción de los materiales evaluando la resistencia al deterioro, al daño ambiental, al daño mecánico o por insectos, al comportamiento frente a situaciones estresantes de siembra como altas o bajas temperaturas, suelos inundados, compactados, salinos, entre otros”, explicaron desde el INTA Oliveros. .

En lo que respecta a la producción, se deben realizar controles de calidad en precosecha para saber qué calidad real se logró en el campo. “Estos datos nos darán información para decidir el momento de cosecha más apropiado para cada lote de campo”, explicaron

En la etapa de poscosecha también es importante para evaluar la calidad y diagnosticar la ocurrencia de daños durante la cosecha. En el caso de que se detecten aumentos de daños mecánicos o disminuciones de calidad luego que el flujo de semillas pasa por un determinado equipo, se pueden tomar las medidas correctivas pertinentes para evitarlo, informaron los técnicos.

“El Laboratorio de Semillas es un actor indispensable en el sistema de producción de semillas, juega un rol clave en el diagnóstico de la calidad y la identificación de virtudes y defectos”, señalaron desde el INTA. 

Temas en esta nota

Seguí leyendo