Exportadores: "La soberanía alimentaria en este sector siempre estuvo garantizada"

Vicentín tendría una deuda cercana a los 1.300 millones de dólares que ahora deberá afrontar el estado Nacional.

Por
Exportadores: "La soberanía alimentaria en este sector siempre estuvo garantizada"
09deJuniode2020a las04:48

La decisión del Gobierno de intervenir mediante un Decreto a Vicentin tomó por sorpresa al mercado de granos.

"La empresa Vicentín se encuentra en concurso preventivo y se hizo público el interés de varias empresas para adquirir sus bienes en estos últimos meses", comentó Andrés Alcaraz, Gerente de Comunicación de CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) y CEC (Centro Exportador de Cereales).

Ver también: Qué dice el Decreto que interviene a la empresa agroindustrial

Desde el sector exportador consideran que es importante que el Estado garantice el empleo en este contexto económico y social, dando tranquilidad a más de 2000 familias que trabajen en Vicentín: "También genera confianza en miles de productores que tienen deudas en Vicentín y que ahora tendrán la garantía del Estado".

Según información pública Vicentín tendría una deuda cercana a los 1.300 millones de dólares que ahora deberá afrontar el estado Nacional

Alcaraz destacó que la industria de molienda de soja es el principal sector exportador de la Argentina y siempre garantizó la seguridad alimentaria nacional. Una industria que "luchó continuamente para mantener mercados abiertos y generar empleo genuino e  ingresar divisas para el país".

Término "soberanía alimentaria"

"La soberanía alimentaria en este sector siempre estuvo garantizada, dado que la producción de soja y girasol la realizan más de 77 mil productores agropecuarios argentinos", destaca el sector.

En este sentido, consideran que es importante que la futura empresa estatal sea parte de las mismas reglas de juego y tenga igualdad de condiciones que las demás empresas.

Según adelantan, la industria aceitera buscará articular con esta nueva empresa que se constituye una articulación positiva para lograr mayor capacidad de producción y exportación de productos transformados, "defendiendo el empleo argentino y luchando contra la primarización de las exportaciones".

"La industria aceitera está sufriendo de una alta carga tributaria en el país y la nueva empresa estatal podrá colaborar en lograr revertir esta situación, para que toda la cadena de valor nacional pueda tener un crecimiento sostenible", concluyen.

Temas en esta nota