China hace pruebas de coronavirus a la carne que ingresa y preocupan las demoras ocasionadas

Ocurre en uno de los puertos más importantes de Beijing.

Por
China hace pruebas de coronavirus a la carne que ingresa y preocupan las demoras ocasionadas
17deJuniode2020a las09:36

Uno de los principales puertos de Beijing, China, decidió realizar pruebas de coronavirus a cada mercadería que ingrese. Esta decisión generó preocupación en importadores y exportadores por las demoras que se pueden ocasionar en las entregas. 

Además, actores del mercado señalaron que ante un caso positivo se suspendería el comercio con ese país. El puerto de Trajín decidió incorporar las pruebas de coronavirus informó un funcionario a Reuters.

Ver también: Carne: creció la exportación en volumen, pero los precios cayeron un 14,2 %

Por su parte, el gobierno de Shanghai señaló que endurecerá los controles en los embarques de carne, mariscos y frutas y verduras frescas importadas. “No especificó si también realizaría pruebas de coronavirus”, señalaron fuentes oficiales a la agencia de noticias.

El gigante asiático es el mayor importador de carne del mundo China. Países como Estados Unidos, Argentina, y Brasil se ven afectados por la determinación de las autoridades chinas. “Los puertos realizan pruebas de seguridad alimentaria en una muestra aleatoria de aproximadamente del 10% de los envíos de carne congelada, dijo a Reuters Grace Gao, gerente del importador de carne con sede en Dalian Goldrich International.

Cada contenedor que ingresa a Tianjin se abre y se sacan las cajas para las pruebas de coronavirus. Esta medida rige para cualquier lote que haya ingresado al país después del 1 de marzo.

"Cada lote de carne de res, o toda la carne producida en la misma fecha, debe analizarse para detectar el virus", dijo un gerente de Haiyunda Trading, que solo dio su apellido Fu.

Los importadores y los exportadores están preocupados por las consecuencias de la realización de pruebas. Temen un retraso, particularmente dado el gran volumen de carne de cerdo que llegó a China en las últimas semanas.

Según la Federación de Exportadores de Carne de los Estados Unidos, hasta ahora había visto una interrupción mínima de los envíos estadounidenses. Por su parte, la cadena de comercio está sorprendidos por las medidas ya que no hay pruebas de que el virus viaje en la mercadería. 

"La FDA no tiene conocimiento de ninguna evidencia que sugiera que los alimentos producidos en los Estados Unidos o importados de países afectados por COVID-19 puedan transmitir este virus respiratorio", dijo la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unido.

Ante esta situación los importadores buscan comprar carne de países con menos circulación de virus y así evitar demoras. "Si los resultados de las pruebas para productos de ciertos países o fábricas resultan problemáticos, las importaciones de esos lugares podrían suspenderse", manifestó Fu.

Temas en esta nota

Seguí leyendo