El coronavirus modificó los hábitos en el consumo y hay temor por el contagio a través de los alimentos

El INTA presentó los resultados de una encuesta sobre la alimentación en plena pandemia. Gran parte de los encuestados manifestaron temor por la transmisión del virus en envases.

Por
El coronavirus modificó los hábitos en el consumo y hay temor por el contagio a través de los alimentos
07deJuliode2020a las12:20

El Instituto de Investigación Tecnología de Alimentos realizó una encuesta para conocer si hubo cambios en los hábitos de consumo. Según los datos publicados por el instituto, la gran mayoría de los encuestados modificaron la modalidad habitual de compra de alimentos y adoptaron medidas preventivas para higienizarlos durante el aislamiento.

La medida del aislamiento social, preventivo y obligatorio generó en los consumidores cambios desde la forma de adquirir los alimentos, hasta el consumo. Durante los días de cuarentena, la población disminuyó el consumo de comidas preparadas por platos elaborados de forma casera. 

Según Trinidad Soteras, especialista en calidad e inocuidad agroalimentaria del INTA, expresó: “El objetivo de la investigación, que continúa siendo ampliada, se centra en la comprensión de las necesidades actuales y futuras de los consumidores y se espera que sea de utilidad para toda la cadena de valor”.

A partir de un informe preliminar, que incluye respuestas de 430 personas de 14 provincias del país, se resumen los principales puntos de interés. Los resultados arrojaron que cerca del 85 %, modificó la modalidad habitual de compra de alimentos por múltiples factores.

Por su parte, el 60 % de los consumidores manifestó sufrir inconvenientes en la adquisición de determinados productos e indicaron como principal motivo la falta de comercios de cercanía.  Otra porción, manifestó temor a salir a comprar por el contagio, cuestiones económicas, o cierre de comercios.

Un número importante de ciudadanos señaló la preocupación por el contagio a través de los materiales utilizados a lo largo de la cadena de alimentos (bolsas, envases, cajas, etc.) se vio reflejado en el 69 % de los encuestados. “En un 90 % de los hogares se adoptaron medidas preventivas con respecto al acondicionamiento de las compras, destacándose como sanitizante la lavandina, seguida por el alcohol, el jabón y el detergente”, explicaron desde el INTA.

Según los datos aportados, el 58 % de los encuestados ve a los alimentos como vehículos del virus. “Los productos frescos para consumo sin cocción y expuestos sin envase en los puntos de venta (como frutas y hortalizas) fueron los que generaron más preocupación en este sentido”, señalaron.

Por otra parte, la cuarentena provocó una caída en el consumo de comidas preparadas, productos congelados, snacks, bebidas gaseosas y jugos, frutos secos, dulces, conservas, quesos y fiambres. “En referencia a comidas preparadas, el 71 % admitió haber reducido su consumo, por motivos como la mayor disposición de tiempo para cocinar, el temor al contagio y económicos”, informa la encuesta.

Desde el INTA se plantearon cómo continuará esta situación pospandemia. El gran temor se vio en productos frescos sin envases como frutas y verduras.

“Se destaca la importancia de la difusión de campañas informativas y educativas sobre los alimentos y el SARS-CoV-2 que aborden integralmente el manejo adecuado de los alimentos”, recalcó Soteras.

Como salida a esta situación, se plantea el fraccionamiento y envasado de los alimentos. Además, de que estos tengan el efecto de tecnologías no térmicas como aplicación de radiación UV, ozono, agua electroactivada y otras estrategias para asegurar la inocuidad ante la posibilidad de contaminación durante esas etapas.

Temas en esta nota

Seguí leyendo