Outlook 2020: tres visiones sobre la lechería del futuro, desde la nutrición, la sustentabilidad y la tecnología

Revalorizando a la materia prima y sus productos, en el Outlook Lechero de FunPEL se destacaron las claves sobre las que debe sustentarse el sector a futuro.

Por
Outlook 2020: tres visiones sobre la lechería del futuro, desde la nutrición, la sustentabilidad y la tecnología
25deSeptiembrede2020a las07:51

Como con un impulso de orgullo por la materia prima y sus productos, el segundo día del 4º Outlook de la Cadena Láctea organizado de forma virtual por la Fundación para la Promoción y del Desarrollo de la Cadena Láctea Argentina (FunPEL), puso de relieve la importancia de la leche en la nutrición y la alimentación

Rafaela Cornes, es nutricionista y referente del programa “Si a la Leche” de la Fundación Panamericana de la Leche y estuvo a su cargo el detalle de las ventajas que la leche tiene sobre otras bebidas vegetales que intentan competir en su mismo rango. 

Dando batalla a la desinformación y a la confusión de los consumidores, la Fepale viene trabajando para comunicar con veracidad y con compromiso, para fortalecer a la vez al sector. 

Las modas y las tendencias suman a esta confusión muy difundida en redes sociales y lejos de parámetros científicos. 

Actualmente en las mismas góndolas donde está la leche ubican a las bebidas vegetales, con lo cual se genera cierta confusión para los consumidores. 

No hay sustitutos nutricionales de la leche, sino que son bebidas para usos similares, esto surge de la definición de la Organización Mundial de la Salud y los códigos alimentarios de cada país. Está prohibida la denominación como leche de bebidas o jugos vegetales. 

La leche fluida aporta niveles de calcio más altos de alta biodisponibilidad, tiene menos componentes en su elaboración que las otras bebidas y trabaja de mejor manera en la nutrición y ayuda a combatir la obesidad, e incluso otras enfermedades, aportando además vitaminas A, D, B, E, niacina, riboflavina, ácido pantoténico y fósforo. La absorción de nutrientes aumenta de forma natural a partir del consumo de leche. 

La calidad de las proteínas y los aminoácidos de la leche son más elevadas en la comparación. En cuanto a las azúcares, siempre es necesario diferenciar a las bebidas que tienen azúcar natural, como es la lactosa, frente a las que tienen esto como agregado. 

Del mismo modo, la diferencia de precios y la menor complejidad en su elaboración, generan instancias diferentes a la hora de determinar el consumo de un producto. 

“La nutrición es una ciencia y no puede ser comparable con experiencias personales”, sostuvo el especialista sobre la forma de difusión de los nuevos consumos. 

Sustentabilidad 

Mirando de manera integral a la sustentabilidad de los sistemas de producción, Miguel Taverna, avanzó sobre las variables condicionantes y determinantes para el tambo. 

El presidente de FunPEL, referente nacional lechero del INTA, habló de impacto ambiental, bienestar animal, desarrollo familiar, la sociedad y el mercado se contraponen a la gestión, eficiencia, calificación del personal y el resultado económico-financiero. 

Mirando hacia la sucesión generacional en el tambo y dándole la importancia que requiere, Taverna presentó un “metabolismo territorial”, donde la producción de alimentos es el inicio, valiéndose de la energía, pero combinando al ambiente con la sociedad. 

La gestión de efluentes es un tema clave para la producción, a partir de componentes como nitrógeno, fósforo que se excretan entre el 60 y 70 por ciento del consumo; y entre 20 y 30 por ciento de carbono. Por esto hay que pensar en su reutilización, ya que los efluentes tienen la posibilidad de sustituir fertilizantes inorgánicos, que reducen las emisiones, incrementan la fertilidad, la fotosíntesis y mayor captura de carbono en el suelo, generando el impacto esperado. 

La gestión del agua en uso y calidad, es fundamental en el tambo, debiendo aprovecharse las posibilidades de cosecha del líquido y así mejorar la dureza del agua de napa que abunda en las explotaciones. La utilización del agua recirculada es muy importante también, con espacios de reserva impermeabilizados para no tener un impacto inverso en la napa

Las emisiones netas son un elemento estratégico de posicionamiento para la lechería argentina, existiendo un balance concretado entre lo que se emite y lo que se secuestra, de esta manera el sector puede subsidiar a otros que son emisores netos.  

En un estudio realizado por el propio Taverna, el impacto medioambiental por emisiones en la comparación de la producción de leche de vaca y bebida vegetal de soja, tiene un mayor índice en el balance la segunda opción del alimento, con una ventaja seis veces mayor.  

“Hoy hay muchísima tecnología disponible para mejorar las condiciones de trabajo”, pero tienen estrecha relación con los ingresos de cada explotación. Estos avances hacen más atractiva a la actividad para las nuevas generaciones, que son necesarias para renovar los planteles laborales, siendo esta una tendencia en todo el mundo. 

Hacer un uso eficiente de insumos también colaborará con una mayor sustentabilidad. 

Como lo planteó al inicio, la convergencia de variables, que han retrasado la competitividad hoy pueden recuperar tiempo perdido de la mano de la tecnología, con una adaptabilidad muy grande, de la mano del capital humano y natural. 

“Es un error pensar que la tecnología puede ser adoptada sólo por los grandes productores, porque hay una variedad tan amplia que la aplicabilidad es mucha y se puede ir adoptando de manera parcial”, esto tiene un origen en la falta de inversión y la escasa rentabilidad en las explotaciones. 

Tener disponibles líneas de crédito y capacitación mejorarán esta situación general. 

Tecnología 

Sobre las nuevas demandas y la necesidad de alternativas en el sector, Ana Paula Herrstrom gerente de Soluciones Digitales de Tetra Pak, planteó un panorama de mejora que hoy parece lejano para muchas empresas argentinas.

Al hablar de las industrias 4.0 se habla de conectividad, y eso permite tener sistemas ligados a la mejora continua, a un control de todos los procesos, vinculando en una misma empresa a todas las plantas, los proveedores, el transporte e incluso a los clientes. 

Los operadores de los sistemas tienen que tomar decisiones en función de datos, en tiempo real, todo volcado en papel o en múltiples archivos digitales atenta contra el objetivo. Tener trazabilidad, disponibilidad de información de forma remota, gestión ágil de reclamos, pero también un mejor uso de la energía, son los desafíos del sector en la actualidad. 

La disponibilidad de tecnología puede evitar hoy frenar los procesos predictivos, a través de herramientas como mantenimiento predictivo, soporte remoto, entrenamiento para el mantenimiento con planes asociados y tecnología disponible de forma constante con el uso de código QR para un más fácil acceso a las soluciones. 

“Las industrias pueden soñar en grande, aunque empiecen de a poco, porque es algo que no vuelve para atrás”, la pandemia aceleró los procesos 4.0 en las industrias lácteas.  

“Hoy la adopción de tecnología en la industria alimentaria no es muy grande, por eso hay una gran oportunidad de hacerlo”, explica mientras compara esta demora que se marca en Argentina y Brasil, respecto a lo que pasa en Asia, Europa y Estados Unidos. 

Temas en esta nota

Seguí leyendo