Lluvias: un pronóstico da 85% de chances de que los acumulados sean adecuados para la soja y el maíz

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires actualizó el pronóstico estacional para lo que resta de la campaña 2020/21.

Por
Lluvias: un pronóstico da 85% de chances de que los acumulados sean adecuados para la soja y el maíz
18deEnerode2021a las13:29

El Ingeniero Agrónomo Eduardo Sierra, especialista en Agroclimatología de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, destaca que el rasgo distintivo de la temporada 2020/2021 son los fuertes vientos polares que inundan el Hemisferio Sur con una masa de aire frío y seco, que produce frecuentes descensos térmicos por debajo de lo normal, al mismo tiempo que reduce las precipitaciones: "No sólo sobre gran parte del Cono Sur, sino también sobre el Sur de África y Australia que, por esta causa vienen sufriendo intensas sequías".

Adicionalmente, los vientos polares impulsan la corriente marina fría de Humboldt hacia el Ecuador, enfriando la Costa Americana y el Océano Pacífico Ecuatorial, dando un cuadro muy similar a un episodio de La Niña.

Afortunadamente, los vientos Alisios, que son el factor que genera los episodios fuertes de “La Niña”, se mantuvieron débiles, retardando su desarrollo del fenómeno, e impidiendo que el proceso tomara rasgos más severos.

Sierra agrega que gracias a la moderada intensidad de los Vientos Alisios, “La Niña” ya pasó su etapa crítica y se encuentra en proceso de disipación. No obstante, la intensidad que conservan los vientos polares, tanto los provenientes del Pacífico, como los provenientes del Atlántico, hacen temer que su accionar siga dificultando la llegada de los vientos tropicales, cálidos y húmedos, hacia el interior del Cono Sur, afectando las precipitaciones y produciendo descensos térmicos fuera de época.

Ver también: Explican el por qué de las lluvias en plena Niña

El especialista de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires concluye que el funcionamiento de la atmósfera ya se encuentra prácticamente estable, de manera que el escenario descripto en este informe, basado en que tanto los vientos polares, como los vientos alisios, conserven intensidades moderadas, manteniendo la posibilidad de que las lluvias estivales, aunque inferiores a la media, alcancen un nivel adecuado para el desarrollo de los cultivos de la cosecha gruesa, posee una probabilidad del 85%.

A la alternativa más severa, que los vientos Alisios se potencien, causando un episodio pleno de “La Niña”, que se extendería a lo largo de todo el verano le asigna una probabilidad del 15%. En tanto, la probabilidad de que la actual tendencia se revierta y el sistema climático pase a un estado positivo, tipo un “Neutral Cálido” o un “El Niño Suave”, es prácticamente nula.

Temas en esta nota

Seguí leyendo