Menor oferta de vacas: se ingresa a un escenario de demanda sostenida y escasez relativa de hacienda

Desde Rosgan alertaron de esta caída, que en parte se atribuye a la baja estacional.

Por
Menor oferta de vacas: se ingresa a un escenario de demanda sostenida y escasez relativa de hacienda
23deFebrerode2021a las07:15

Desde el mercado de Rosgan alertaron la caída de oferta de vacas para exportación, y esto preocupa debido a un aumento importante de la demanda. El informe elaborado atribuye esta baja en parte a la situación estacional.

En este sentido, remarcaron que se da una caída pronunciada en la faena de vacas y esta situación abre el interrogante respecto de la esencia de ese cambio. Desde Rosgan señalaron que la estacionalidad en la faena de vacas suele ser muy marcada y habitualmente, de diciembre a febrero, la oferta de esta categoría suele disminuir por cuestiones estacionales. 

“Tras los servicios de primavera, el productor abre un periodo para repasos y posterior confirmación de las preñeces. Una vez realizado esto, comienza a aparecer todo lo que ha quedado como vientre vacío y, posteriormente, tras los destetes, la vaca seca de última parición. Esto normalmente marca una recuperación en la oferta a partir de marzo-abril en adelante, con un pico en los meses de junio a agosto, coincidente con el invierno”, remarcaron desde Rosgan.

Sin embargo, a esta situación se le suma el comportamiento que viene registrando esta categoría a lo largo de los últimos ciclos. Durante el último período, la fuerte demanda de exportación, traccionada básicamente por China, llevó a que el mercado limpie mucho vientre improductivo, problemático o de baja performance productiva.

Durante 2018 y 2019 se vio un crecimiento en la faena de esta categoría que marcó un pico de extracción de más de 2,725 millones de animales en 2019, unos 600.000 animales más de lo que se venía faenando, previo a la explosión del “fenómeno China”.  Durante 2020, esta faena se redujo en unas 280.000 cabezas, con 2,446 millones anuales, retornando a un relativo equilibrio. 

De esta manera se analizó la tasa de extracción (cabezas faenadas sobre stock inicial del período) y se observó que en 2019 se llegó a faenar el 12% del stock de vacas disponible. “Afortunadamente, el cambio de tendencia que se registra en 2020, al bajar nuevamente a niveles del 11%, permite evitar el tan temido desenlace que nos anunciaba la historia reciente”, explicaron desde Rosgan.

Estos números dejan una luz de alerta en cuanto al impacto en el stock nacional. En este sentido, el stock de vacas registrado al 31 de diciembre de 2019, marca una pérdida de más de 560.000 vientres de un año a otro, lo que implica unos 350 a 400 mil futuros terneros menos, sin cambios en la tasa de destete. 

Esta caída en la oferta, en un momento de mayor demanda señala que se está ante un cambio de tendencia en el ciclo y se percibe a nivel productor una mayor aversión por deshacerse de los vientres. Para poder abastecer la demanda exportadora, se espera que en los próximos meses una reaparición tanto de vacas como de novillos que actualmente están recriándose a campo. 

El informe señala que resulta difícil ponderar si este nivel de oferta será suficiente para satisfacer la demanda. “En el plano local, la oferta disponible también se enfrenta a una mayor capacidad instalada de la industria, generando un factor adicional de presión ante la necesidad de optimizar su uso. En definitiva, todo indicaría que ingresamos a un escenario de demanda sostenida y escasez relativa de hacienda, tensión que naturalmente termina dirimiéndose por precio”, destacaron desde Rosgan.

Temas en esta nota

Seguí leyendo