Nuevas pruebas confirman que Vicentin no registraba las deudas por operaciones a fijar

Auditores forenses presentaron un extenso informe en el marco del concurso preventivo. Utilizaron información de los principales acreedores.

Por |
Nuevas pruebas confirman que Vicentin no registraba las deudas por operaciones a fijar
24deFebrerode2021a las11:12

Auditores forenses que investigan el default de Vicentin concluyeron que la firma no registraba como deudas el enorme volumen de operaciones a fijar, lo que ayuda a comprender cómo fue que se registró su estrepitosa caída. Es que según sus propios números, la compañía redujo su patrimonio en 900 millones de dólares en apenas tres meses, lo que resultaba a todas luces inverosímil pero hasta acá no habían surgido nuevos elementos para explicarlo.

Las conclusiones de los auditores -que forman parte del expediente concursal, tras el aval del juez Lorenzini a un pedido de los principales acreedores- forman parte de un extenso informe de 103 páginas, que firmaron los representantes de la consultora internacional Deloitte y el estudio porteño Arnaud Iribarne y Asociados.

El ocultamiento era una tesis que fogoneaban varios actores, pero lo relevante es que ahora queda expuesto de manera formal a través de un tercero contratado especialmente para reportar "información calificada para el desarrollo del proceso concursal", según la resolución del Juzgado que autorizó el estudio. Los investigadores dicen sin medias tintas que "las deudas con los proveedores granarios no se encontraban expuestas en el Pasivo".

Los auditores cruzaron información de la propia empresa con información recibida por 8 de los 20 principales proveedores de la agroexportadora. "Se observa con claridad que el pasivo expuesto en los cierres de octubre de 2017 y 2018 no estaría incluyendo la deuda por la compra-venta de granos con precio a fijar", indican.

A modo de ejemplo, se expone el siguiente cuadro, que marca severas diferencias entre lo que decía deber la compañía y lo que los proveedores manifestaron tener como saldo de granos pendientes de fijar precio:

En base a información provista por la propia Vicentin, el informe plantea que la empresa admitió que, cuando las operaciones surgían de contratos con precio a fijar, las mismas no se registraban en la cuenta del proveedor sino hasta que éste fije precio. El problema, dicen los auditores, es que este tipo de transacciones no difieren de otros y por lo tanto "la contabilización (...) debe reflejar que la mercadería ha dejado de pertenecer al vendedor y que el adquiriente tiene un pasivo con el mismo".

"Si por razones operativas fuese más práctico registrar las operaciones en el momento de la fijación del precio, podría hacerse siempre y cuando, al cierre de un ejercicio mensual, trimestral o anual, se contabilizara el stock en el activo y el consabido pasivo de las operaciones pendientes, o el impacto, si se hubiere vendido la mercadería, en el costo de producto vendido", ahonda el estudio.

Vale recordar que en fecha 31 de julio de 2019 (es decir, poco más de 100 días antes de la declaración de "estrés financiero"), el CFO de la agroexportadora Roberto Gazze presentó un informe ante acreedores externos en donde decía que la ganancia del ejercicio era de 2.775 dólares, en tanto que ostentaba un ratio de liquidez (un indicador que suele tomarse para evaluar la salud financiera de las empresas) que en nada hacía prever la debacle. La agroexportadora decía contar con activos corrientes que superaban en un 80% sus pasivos corrientes.

Esta información fue "sincerada" recién en el balance 2019, que si bien contempla lo sucedido hasta el 31 de octubre de ese año, recién se incorporó al expediente a finales de 2020. Allí surgió, por ejemplo, un aumento del 618% de las deudas comerciales respecto al año anterior. "Se han realizado diversas consultas a la Concursada sobre los aumentos de los pasivos comerciales, específicamente proveedores de materias primas. La respuesta dominante fue que, debido al resultado de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias realizadas en agosto del año 2019, recibieron un incremento sustancial de solicitudes de fijación de precio de sus proveedores, en razón de las incertidumbres relacionadas con eventuales cambios en la política cambiaria e impositiva aplicable", aseveran los auditores.

Temas en esta nota

Cargando...