Dictan la conciliación obligatoria en el conflicto gremial de la pyme láctea

El gremio de trabajadores lácteos se encontraba bloqueando a la empresa desde el comienzo de marzo.

Por
Dictan la conciliación obligatoria en el conflicto gremial de la pyme láctea
05deMarzode2021a las08:21

Luego de cuatro días de un bloqueo férreo por parte de la Seccional General Rodríguez de la Asociación de Trabajadores de la Industria Láctea de la República Argentina (ATILRA), fue en las últimas horas de este jueves que el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires dictó la conciliación obligatoria para aliviar a Lácteos Mayol. Después de una jornada muy intensa, en la que se incluyó un reclamo popular del pueblo de General Udaondo, en la provincia de Buenos Aires que se extendió hasta el inicio de la tarde, con una declaración de la comuna en defensa de la única industria que tiene la localidad, se transitaba la tensión acumulada frente a la planta.

Con la modalidad conocida del gremio para intentar ejercer su voluntad sin matices, luego de la intervención de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (APYMEL), entidad a la que está afiliada esta industria quesera y dulcera, se consiguió una conciliación obligatoria en el conflicto que pretende una recategorización de 13 empleados y la inclusión en el gremio, aunque sin otros motivos subyacentes como podría ser la irregularidad en los pagos o los incumplimientos en cuanto a los trabajadores.

El exceso de violencia en el reclamo, que incluyó agravios, amenazas, intimidaciones, pintadas en la casa del responsable de la firma, fue lo que ya no pudo sostener el silencio por parte de la política y se terminó dando unos días para negociar de mejor manera una salida de este marco en la medida que la empresa pueda responder. Será la representante de Apymel, la Dra. Gabriela Moreno quien tendrá a su cargo esa tarea, frente al ala sindical.

El caso de Lácteos Mayol dejó expuesta una mecánica que durante años padecieron muchas pymes que terminaron cerrando y en este caso se pretende evitar.

El pueblo salió a defender a su única industria, entendiendo la importancia de la lechería en la cuestión socio-económica de una localidad, desde los tambos hasta los comercios. Puede que el gremio logre comprender que salvar las fuentes laborales en una empresa de 85 años es importante, tanto como para no caer en un cierre de persianas y la indefinición que significaría la generación futura de una cooperativa, en medio de tantas irregularidades y en un país como este.

Ayer la entidad representativa de las pymes lácteas manifestó entendimiento en el ejercicio del derecho de huelga, pero "de ninguna manera el ejercicio de este derecho implica o habilita las acciones vandálicas contra la propiedad o las personas tanto de la empresa como de sus titulares", señalaron.

El hecho es que la medida de fuerza que se lleva a cabo desde el lunes 1° de marzo llegó a poner en vilo de continuidad una empresa Pyme Familiar de 80 años de la zona de Cañuelas poniendo en riesgo las fuentes de trabajo de los trabajadores, así como también la afectación de la economía del pueblo donde está asentada.

"La industria láctea no puede parar", señala Apymel, haciendo referencia a que, la materia prima, la leche, se obtiene de la vaca todos los días generando la consiguiente necesidad de su industrialización para su posterior comercialización. Si ello no ocurre, la leche se debe derramar.

Temas en esta nota

Cargando...