Cupos para la carne y mayores retenciones al maíz: la propuesta de la economista cercana a Cristina Kirchner

"Las empresas que exportan tienen que darse cuenta", señaló en una presentación

Por
Cupos para la carne y mayores retenciones al maíz: la propuesta de la economista cercana a Cristina Kirchner
12deMayode2021a las17:37

La diputada nacional del Frente de Todos y economista de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Fernanda Vallejos, volvió a apuntar al sector agropecuario para contener la inflación de los alimentos.

"Tenemos un problema, con dos caras de la moneda: ingresos bajos y precios altos. Naturalmente, a esta realidad, se asocian los grandes dramas sociales que hoy lastiman a nuestra sociedad: el avance de la pobreza, el avance de la desigualdad y los altos índices de desempleo y de informalidad laboral", comentó y agregó: "La precariedad que hoy caracteriza a nuestro mercado de trabajo, al mismo tiempo, debilita la capacidad de los trabajadores de negociar mejores condiciones salariales. Es un círculo que se retroalimenta".

Ver también: "La maldición de exportar alimentos": diputada kirchnerista intentó explicar la polémica frase

La propuesta de Fernanda Vallejos

La economista, cercana a Cristina Kirchner, consideró en una presentación que fue parte del ciclo de charlas de la Agrupación "Perspectiva Sur" que sería habría que subir 3 puntos porcentuales las retenciones sobre el maíz para bajar el costo en la producción de carne. 

También consideró conveniente establecer cupos para la exportación de carne, de modo de garantizar un mínimo de consumo doméstico de 50 kilos al año per cápita. Vallejos aclaró que estos cupos deberían acompañarse de un incentivo a la producción.

La diputada K señaló que "las exportaciones son la única fuente genuina de divisas", pero argumentó que no son el motor del crecimiento de la economía: "El Estado debe intervenir para armonizar intereses y proteger el crecimiento, la producción y el trabajo. Y privilegiar el bienestar general por sobre los intereses sectoriales".

"El principal obstáculo a una moneda estable en países como la Argentina es que las clases que se benefician con la depreciación del peso, o, para el caso que estamos analizando, su equivalente: el alza del precio de las commodities agropecuarias, son mucho más influyentes que las clases que se perjudican. Por eso, es responsabilidad del Estado, entonces, equilibrar el peso de las influencias", señaló.

"La decisión del equipo económico de desacelerar la tasa de devaluación en este 2021 es acertada, ya que fue uno de los impulsores de la inflación el año pasado", añadió y comentó que "el Estado tiene algunas herramientas que puede activar". Por ejemplo, "los salarios de los trabajadores públicos, son los más atrasados. Es algo que se podría mejorar. Lo mismo podemos decir de las jubilaciones, pensiones y otros ingresos asociados a la seguridad social, como la AUH. El salario mínimo también es una herramienta valiosa para fijar un piso a los salarios, empujando también los informales, y debería tender a ubicarse en niveles próximos al valor de la canasta básica, que hoy supera los $60.000".

"Los aumentos en los ingresos, que redundan en mejoras sobre el consumo y la demanda agregada, traccionan el nivel de actividad y, a la postre, el empleo y la inversión. Y, por supuesto, esa dinámica virtuosa también redunda en mayor recaudación tributaria", resaltó.

Temas en esta nota