"No puede ser": el enojo de Israel por el cierre argentino para la carne

La embajadora de Israel en Argentina se contactó con funcionarios locales para transmitir su preocupación por el cepo para la carne

Por
Galit Ronen, embajadora de Israel en Argentina. Foto: Infobae

Galit Ronen, embajadora de Israel en Argentina. Foto: Infobae

14deJuniode2021a las14:27

"Si no podemos saber que nos van a vender carne de forma regular vamos a buscar otros lugares", afirmó hoy Galit Ronen, embajadora de Israel en Argentina, haciendo referencia al cierre de exportaciones que decretó el Gobierno.

Durante una charla con el Colegio de Abogados de La Plata que replicó Infobae, Ronen señaló que "no puede ser que cada vez que le da ganas a la Argentina, Israel se queda sin carne", y aseguró que mantuvo conversaciones con diferentes funcionarios de Argentina: “Hablé, y les sugerí que se nos dé una cuota como Hilton con la Unión Europea, o de carne kosher a Estados Unidos, pero esto es una solución que demora; hacer una cuota es un proceso legal que lleva tiempo".

"Fueron muy amables, pero al final no me dieron el sí, supongo que ellos piensan que la solución (del conflicto) está cerca, con lo cual consideran que no hay que tener una solución especial para Israel”, completó la embajadora en el país.

Ver también: Carne: Kulfas prometió a los frigoríficos una respuesta “inminente”

La Cámara de la Industria y Comercio de las Carnes (Ciccra) señaló que las ventas a Israel sumaron 12.266 toneladas peso producto en cuatro meses y resultaron 18,2% mayores a las de un año atrás (6,2% del total). Por estas ventas se facturaron 84,2 millones de dólares (+12,0% anual). En estas ventas, el precio promedio oficial se ubicó en 6.865 dólares por tn pp y reflejó una baja de 5,3% anual.

Impacto del cierre de exportaciones de carne

Rosgan repasó esta semana que el cierre de las exportaciones de carne vacuna implementado por el gobierno nacional no ha tenido los resultados esperados por sus promotores. Pero tampoco lo han tenido las medidas de fuerza impulsadas por el sector ganadero.

"Por el lado del Gobierno, primó el desconocimiento. Pese a las advertencias y explicaciones acercadas desde las distintas entidades respecto de la inconsistencia de la medida como herramienta para hacer disminuir el precio de la carne en los mostradores locales, el Gobierno siguió adelante con la medida y hoy los datos resultan contundentes", destacó María Julia Aiassa, analista de Rosgan.

Durante mayo el precio al público de la carne subió 6,1% respecto del mes anterior. A pesar de las bajas registradas en los últimos días, la media res de novillito y vaquillona para consumo se sigue descargando a los mismos valores en las carnicerías. Es decir, las bajas aún no están lo suficientemente consolidadas como para ser trasladadas a los mostradores.

Tras este tipo de disrupciones los mercados tardan en encontrar nuevamente su equilibrio, por lo que aun no es posible proyectar ningún efecto real sobre el bolsillo del consumidor. Por el lado del sector ganadero, también hubo lecturas equivocadas respecto del grado de cohesión y respuesta esperada de toda la cadena de ganados y carnes. En este sentido, se impulsó como medida de fuerza un cese de comercialización de hacienda, donde el mayor esfuerzo lo terminó haciendo el productor mientas que en el resto de los eslabones se percibió una mayor laxitud: "Esto quedo demostrando en los números de faena que acaban de conocerse", agrega el análisis.

"La foto del día después nos muestra un escenario en el cual la oferta indefectiblemente seguirá restringida, producto de una evidente caída del stock. Sin embargo, también nos muestra de un lado, que el productor sigue siendo el eslabón más débil dentro una cadena sin capacidad de cohesión y, desde el otro, a un consumidor que continúa como espectador de una batalla carente de sentido, mientras su ingreso continúa erosionándose sin atisbo de solución", concluye.

Temas en esta nota

Load More