Desarrollo argentino: investigadores crean una papa tolerante a la sequía

Desde el Conicet y la FAUBA trabajaron en la genética para potenciar el cultivo

Por
Desarrollo argentino: investigadores crean una papa tolerante a la sequía
22deMarzode2022a las15:02

La papa es un cultivo que requiera mucha agua y por este motivo, la zona de siembra es acotada. A raíz de esto, investigadores del Conicet y de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA) desarrollaron una papa tolerante a la sequía.

A partir de este trabajo, se obtuvieron plantas de papa que además de producir más tubérculos, también toleran más la falta de agua. Este cultivo es importante ya que en Argentina se producen 2,8 millones de toneladas. En este sentido, explicaron que alrededor del 50% se hace en la localidad bonaerense de Balcarce y otra parte en las provincias de Mendoza y de Córdoba.

“El cultivo es muy sensible al déficit hídrico, que reduce su rendimiento tanto en la cantidad como en el peso de los tubérculos, y por eso es que requiere un riego frecuente. Además, las predicciones climáticas indican que el siglo XXI va a ser más árido, con sequías más severas y prolongadas. En este contexto, buscamos una forma de generar plantas de papa que toleren mejor el estrés hídrico”, comentó a la revista Sobre La Tierra, Gabriel Gómez Ocampo, docente de la cátedra de Fisiología Vegetal en la FAUBA.

A través de la biotecnología, se creó una nueva genética de papas de la variedad Spunta. “Cuando las comparamos con las plantas ‘normales’, vimos diferencias marcadas en su fisiología, su bioquímica y su morfología. Ya sabíamos que rinden un 15% más en condiciones óptimas, entre otras características”, remarcaron los investigadores.

En base al desarrollo, quienes trabajaron el proyecto destacaron que esta genética podría tener diversos beneficios como la posibilidad de aumentar los rendimientos en las actuales zonas de producción y de realizar el cultivo sin ayuda de riego. “Esto permitiría ampliar el abanico de ambientes y condiciones en los que se lleva a cabo”, aclararon desde la revista.

Javier Botto, docente de la cátedra de Fisiología Vegetal de la FAUBA, contó: “Las plantas de papa modificadas genéticamente producen más cantidad de ciertas proteínas —llamadas BBX21— que le aportan una mayor capacidad de tolerar estrés hídrico y otros estreses. Por ejemplo, responden mejor a las irradiancias elevadas durante las horas del mediodía, lo que se traduce en un aumento del rendimiento de los tubérculos. Esta tecnología optimiza el crecimiento y el desarrollo de las plantas de papa, y se podría usar en programas de mejoramiento para cultivos como alfalfa, soja u otros”.

Papa

Para esta variedad de papa, los investigadores incorporaron copias del gen BBX2, que se extrajo de la planta Arabidopsis thaliana. “Esto provoca que la papa sintetice una mayor cantidad de proteína BBX21. La tecnología que utilizamos solo aumenta el número de copias de un gen que ya se encuentra presente en todas las plantas, y sería inocua para la salud humana y animal”, sostuvo Ocampo.

Por último, hablaron del futuro y mencionaron que están buscando la colaboración del mundo privado y la incorporación de estudiantes y profesionales que quieran generar plantas que rindan más en condiciones subóptimas de cultivo y así garantizar la seguridad alimentaria.

Temas en esta nota

Cargando...