Alerta en la producción de maní: estiman una fuerte caída en la cosecha

La Cámara Argentina del Maní y las empresas asociadas estiman que la cosecha de la campaña 2021/22 caerá un 17%, afectada principalmente por la sequía y las heladas

Por
Alerta en la producción de maní: estiman una fuerte caída en la cosecha
09deMayode2022a las13:04

Las empresas que se dedican a la producción de maní presentaron los números de la campaña 2021/22 y advirtieron por una coyuntura “complicada”, marcada por la suba de costos y la caída de los precios internacionales. Este informe se realizó en el Foro Internacional del Maní, que este año se realizó entre el 27 al 29 de abril en Budapest (Hungría).

Maní en Argentina

El vicepresidente de la Cámara Argentina del Maní (CAM), Diego Yabes -que integró el panel sobre suministro mundial- fue quien dio a conocer la estimación de la cosecha en el país: la siembra 2021/22 se redujo 5,2% -de 417.000 hectáreas a 395.000-, mientras que el rendimiento promedio se calcula con una caída del 11,5%, de 2,61 toneladas por hectárea en el ciclo pasado a 2,3 toneladas en el actual. 

Con estas cifras, la CAM y las empresas asociadas estiman una caída del 17% en la cosecha, con una producción total de 894.873 toneladas de grano de maní. Cabe destacar que el año pasado se produjeron 1.077.737 toneladas. 

No obstante, si se suman las 45.000 toneladas que quedaron en stock de la última campaña, la producción argentina se ubicará en casi 940.000 toneladas, la más baja en al menos cuatro años. Esta situación también hace prever que las exportaciones caerán un 16%, ya que se estima que las ventas al exterior serán de 611.873 toneladas, contra las 727.680 enviadas el año pasado. 

La sequía y las heladas tempranas que golpearon a las regiones productoras de maní fueron las principales causas de la caída en la producción. Al respecto, Yabes indicó: “Fue la helada más temprana en toda la historia del maní. Nos provocó un daño muy grande porque cortó gran parte del ciclo de muchas hectáreas que estaban en una etapa clave de desarrollo. Afectó no menos de entre 70% y 80% del área, en distinta gravedad”. 

A esta situación se agrega que el maní no aumentó su cotización internacional, sino que los precios globales mostraron una baja, explicada principalmente por la guerra entre Rusia y Ucrania, países a donde iban a parar el 50% de las exportaciones de Brasil. Por otro lado, los altos índices inflacionarios que sufren los países europeos –principales compradores del maní argentino- también afectan a la producción local y a los precios.  

Asimismo, continúa la incertidumbre por los inconvenientes logísticos globales que mantienen altos los valores de los fletes. Según el directivo de la CAM, un alivio a este panorama podría ser que el Gobierno Nacional elimine las retenciones que paga el maní.

Para completar, con la suba de los commodities como la soja, el costo de alquilar campos para producir se ha disparado y eso configura otro frente negativo para la producción de maní. Los altos costos y los bajos precios, presentan un panorama de máxima alerta para la próxima siembra. 

Temas en esta nota

Cargando...