Revisión de toros: ¿Qué indicadores marcan la aptitud del animal para la reproducción?

El INTA detalló los estudios que se le deben realizar al toro previo a la reproducción, para detectar posibles enfermedades y problemas genéticos

Por
Revisión de toros: ¿Qué indicadores marcan la aptitud del animal para la reproducción?
31deMayode2022a las10:43

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) brindó detalles a tener en cuenta a la hora de realizar la revisación anual de los toros, tras recordar que este proceso técnico es obligatorio para mantener “la correcta sanidad del rodeo y estar preparados para tener éxito en el servicio”. En este sentido, se recordó que el ciclo ganadero cuenta de cuatro etapas: servicio, preñez, parición y destete. 

Cómo hacer una correcta revisión de toros

Para asegurarse que el toro esté apto para reproducirse, se lo debe someter a un examen clínico general y a uno particular, en donde se estudia cada parte anatómica y se realizan pruebas diagnósticas de laboratorio. Los resultados se anotan en una planilla, donde quedan registrados. 

El examen clínico general consiste en observar al animal en su conjunto y en ver la conformación, desplazamiento, temperamento, claudicaciones y defectos groseros. En el estudio particular, en tanto, se hace una revisión más exhaustiva de cada región de importancia, como la piel (donde se observa presencia de verrugas y escoriaciones), la movilidad, la cabeza, la vista y la boca. 

Pero no solo las enfermedades preocupan a los productores, sino que los genes defectuosos también podrían afectar la reproducción, por lo que es necesario que se realice un correcto examen de los mismos. Aquí se debe tener en cuenta:

  • Dentadura: es importante ver la falta de alguna pieza dental y el desgaste dentario. También pueden existir deformaciones de mandíbula por enfermedades infecciosas.
  • Pecho: en esta zona pueden presentarse llagas que dificulten la monta durante el servicio. 
  • Genitales externos: para minimizar los inconvenientes en la reproducción, es necesario controlar el prepucio, el pene y los testículos, para asegurarse de que los mismos no presenten lesiones. También es importante hacer una medición del perímetro escrotal, para conocer la producción diaria de espermatozoides; palpar la presencia de epidídimos, el conducto deferente, los genitales internos y las vesículas seminales. 

Terminado el examen clínico, se debe pasar a la etapa de laboratorio. Aquí se toma una muestra de sangre al toro y también se le realiza un raspaje prepucial para analizar si existen enfermedades venéreas. En esta etapa también se lleva adelante prueba de tuberculina mediante inyección en pliegue ano. 

Cabe destacar que estos estudios se deben realizar antes del servicio, permitiendo tratar las diferentes lesiones antes de la reproducción. No obstante, desde el INTA destacaron que más allá de estas pruebas, también es necesario ver cómo se comporta el toro en el rodeo, particularmente a la hora del montaje. 

Además, advirtieron que otras pruebas adicionales para conocer el estado de salud del toro pueden ser una prueba de la libido, un estudio sobre su comportamiento social y una evaluación seminal del animal.

Temas en esta nota

Cargando...