Recompensas y vuelos en drone: la exitosa estrategia de una empresa agropecuaria para romper el techo productivo

En las 3.500 hectáreas siembran en Venado Tuerto, obtienen promedios de rindes en trigo de 5.500 kg/ha, hasta 13.000 kg/ha en maíz, entre 4.500 y 5.000 kg/ha en sojas de primera y hasta 3.500 kg/ha en las de segunda

Por
Recompensas y vuelos en drone: la exitosa estrategia de una empresa agropecuaria para romper el techo productivo
13deSeptiembrede2022a las12:15

La empresa Arraiz S.A., que siembra en unas 3.500 hectáreas en la localidad santafesina de Venado Tuerto, alcanzó un techo productivo y decidió utilizar drones para mejorar los rendimientos y dar un salto de calidad. Así fue con contrató a la firma DroneScope, que con sus equipos sobrevoló la plantación y brindó información necesaria para optimizar los trabajos. 

La experiencia de Arraiz con Drone Scope

Al respecto, Matías Rodríguez –quien es el encargado de la producción Arraiz S.A. desde hace diez años– observó: “Llegamos a un techo productivo. Nos habíamos estancado en los rendimientos y queríamos dar un salto. Recurrimos al vuelo con drones para ver qué pasaba y nos dimos cuenta que una de nuestras principales debilidades estaban en la calidad de siembra. Comenzamos a trabajar junto al equipo de DroneScope.ag y su plataforma, y ya llevamos dos años de mejoras continuas”.

Al mejorar la calidad de la siembra, se desataron una serie de mejoras en los prestadores de servicios con los que la empresa trabaja, principalmente en lo que refiere a maquinaria agrícola. Al respecto, se debe señalar que Arraiz terceriza estos trabajos a dos proveedores: uno lleva 18 años y el otro 10 trabajando en estas tierras. 

En este sentido, Rodríguez indicó que la empresa pone “objetivos a cada contratista” y, si éstos se cumplen, la tarifa de los servicios aumenta. El productor ndicó que del 85% para arriba en coberturas de surco comienza a subir escalonadamente la tarifa de los servicios. Este estímulo a la calidad hizo que uno de los prestadores decidiera renovar su equipo de siembra.

La calidad de siembra del trigo y la soja se mide evaluando el nivel de cobertura del surco y los fallos de siembra. En el caso del maíz y el girasol, la medición se realiza con el conteo de planta y la distribución espacial. 

Ver también: Surcos: el secreto que incrementa el rinde del trigo en 250 kg/ha

Estas mediciones se hacen con el vuelo de drones y se analizan con la plataforma de DroneScope.ag, el cual evalúa la calidad de siembra en nacimiento y emergencia del cultivo, además de medir el índice verde. Además, desde Arraiz se indicó que desde la campaña 2021 se sobrevolaron todos los cultivos de la empresa, haciendo un seguimiento de la siembra de trigo, soja y maíz. 

Los principales parámetros que definen la calidad de siembra son el número de plantas por hectárea y su variación respecto de lo esperado, los distanciamientos entre plantas en la línea de siembra y la profundidad. Según DroneScope.ag, aumentar 10 puntos la cobertura de surco, de 72% a 82%, implica sumar 250 kg/ha al rinde de un trigo de 3.500 kg/ha. En el caso del maíz, estudios de Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) indican que la desuniformidad puede disminuir los rendimientos de maíces de alta producción un 17%, o que por cada centímetro de Desvío Estándar (DE) superior a los 5 cm, el rendimiento disminuye 62 kg/ha.

En esta línea, Rodríguez informó: “Los vuelos se hacen entre los 30 y 60 días de la fecha de siembra. Año a año venimos mejorando entre un 3% y 5% en la cobertura de surcos. Empezamos a hacer trigo sobre rastrojo de maíz. Cuando comenzamos a evaluar, estábamos en el 70% y hoy ya estamos en el 85%”.

Y agregó: “Hace dos años empezamos a sembrar el maíz a 42 y con esto de ajustar el distanciamiento entre plantas y el temporal hemos notado una mejor distribución de las plantas en el lote. Mucho más homogénea al achicar el entresurco y sembrar menos plantas por metro lineal”.

En las 3.500 hectáreas que Arraiz S.A siembra en Venado Tuerto, obtienen promedios de rindes en trigo de 5.500 kg/ha, entre los 12.000 y 13.000 kg/ha en maíz, entre 4.500 y 5.000 kg/ha en sojas de primera y entre 3.000 y 3.500 kg/ha en las de segunda. “Vamos guardando los datos de todas las campañas en la plataforma online de DroneScope.ag. Este año vamos a empezar a comparar las imágenes de vuelo de dron con los mapas de rendimiento”, concluyó Rodríguez.

Temas en esta nota

Cargando...