Paneles solares en el campo: el boom de demanda del agro detrás del "sinceramiento" de tarifas

"La quita de subsidios hizo que, de nuestros clientes, los más afectados sean el campo y la agroindustria”, afirma la ejecutiva de ALP Group

Paneles solares en el campo: el boom de demanda del agro detrás del "sinceramiento" de tarifas
23deSeptiembrede2022a las10:37

Si bien el sector de las energías renovables se viene desarrollando desde hace varios años, en el último tiempo tomó un nuevo impulso. “Todo lo que es generación solar ya venía creciendo, pero ahora que la tarifa eléctrica empieza a reflejar el costo real, clientes particulares y la agroindustria se suman al planteo de que la generación solar permite ahorrar y dejar de consumir de la red”, sintetiza a Agrofy News Lorena Capriati, directora de ALP Group, una empresa que se dedica a los sistemas fotovoltaicos y que fue fundada hace 12 años por estudiantes del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).

Según datos de la Secretaría de Energía de julio pasado, en la Argentina hay 15.370 kW instalados y conectados a la red. Este número muestra el interés y la demanda creciente que tiene el sector, dado que implica un crecimiento de más del 100% interanual.

“ALP tiene casi el 10% de ese mercado. Tenemos instalados 1.6 megas en más de 600 proyectos”, indica Capriati. La firma se especializa en el campo, en el sector industrial, pymes y en los clientes residenciales. En 2020 la compañía instaló 324 kW y, el año pasado, el número ascendió a 454 kW. Sin embargo, el mayor salto lo dieron en 2022, cuando instalaron 350 kW hasta mediados de año, de los cuales más de dos tercios fue en campos.

Paneles solares en el campo

 

“Cada vez hay más instalaciones y más grandes, porque son clientes agroindustriales, que se dieron cuenta que para acopio, refrigeración, iluminación y calor para crías, pueden usar esta energía. La quita de subsidios hizo que, de nuestros clientes, los más afectados sean el campo y la agroindustria”, afirma la ejecutiva y enumera, entre sus clientes, a tambos, molinos harineros y criaderos de chanchos.

Además de los clientes que tienen ahorro energético a partir de los paneles, también trabajan con establecimientos que directamente están aislados de la red. Respecto de las consultas, este año la firma tuvo un 50% más que el año pasado. 

A pesar de que el mayor estímulo en la actualidad está dado por la quita de subsidios a las tarifas eléctricas que está llevando adelante el gobierno nacional, Capriati asegura que en 2020, durante la pandemia de Covid-19, cuando muchos sectores estaban paralizados, el agro continuó trabajando, en tanto que ALP lo hizo también a la par. Según destaca la ejecutiva, muchos productores aprovecharon el “parate” para repensar su forma de generar energía e incursionar en la actividad.

ALP tiene presencia en todo el país, pero en Córdoba tuvieron un especial crecimiento, ya que en esa provincia las tarifas eléctricas son más caras. Capriati destaca que la Argentina en su conjunto tiene altos niveles de radiación, donde Córdoba y el noroeste son los “mejores” lugares, dado que no solo hay sol, sino que además no hace tanto calor, lo que mejora la eficiencia.

Ahorro fiscal y mejor calificación “verde”

“Vendemos bajo la modalidad `llave en mano´. El cliente nos llama, nosotros vamos a dimensionar y analizar la situación y asesoramos respecto del tamaño ideal de la instalación”, detalla Capriati. Una vez que se define, la firma hace el emplazamiento que, en las empresas del agro suele comenzar en 50 kW de potencia solar. “Si no llueve, eso se demora unos 10 días. El proceso, de punta a punta hasta que generás energía, demora entre 45 y 60 días”.

Debido a que este tipo de empresas requieren un cierto nivel de inversión, a principio de año, desde ALP decidieron lanzar una oferta de leasing a cinco años para instalaciones fotovoltaicas. “Este sistema permite reemplazar el desembolso inicial que debería hacer cualquier empresa para arrancar. Entonces, en vez de  poner toda la plata junta, paga un canon mensual durante los cinco años que dura el leasing”, agrega.

El programa incluye un servicio de mantenimiento de los artefactos y de monitoreo de consumo. “A través de una app podemos ver cuánto consume y cómo consume el cliente. Cuando empezás a hacer el análisis de ese historial, es decir ver cuándo prende las máquinas de refrigeración, a qué hora, etcétera, podés empezar a trabajar en la eficiencia energética, haciendo recomendaciones de cómo y cuándo debe consumir el cliente”.

Capriati añade que se trata de  una oportunidad de “ahorro impositivo y eléctrico”, debido a que el monto a pagar es deducible del impuesto a las Ganancias. “Algo que lo hace aún más interesante a los clientes”, argumenta en referencia al Certificado de Crédito Fiscal, un beneficio que brinda el Gobierno que permite ser utilizado para el pago de impuestos nacionales, como el impuesto al valor agregado, el impuesto a las ganancias, impuesto a la ganancia mínima presunta o impuestos internos.

Si bien muchos clientes estaban dudando si avanzar o no con los paneles solares, desde que se confirmó la quita de subsidios, sumado al leasing, decidieron emprender.

A su vez, Capriati explica que muchos de estos campos exportan sus productos y los clientes del exterior les exigen “componentes verdes” en su matriz productiva. “Tener parte de la generación eléctrica en paneles solares los califica de otra forma como proveedores de clientes del exterior”, completa.

Temas en esta nota

Cargando...