La cadena cárnica se reunirá para intentar postergar el cuarteo obligatorio, que podría paralizar a más de 300 frigoríficos

"Esta situación provocará concentración de la actividad en determinadas plantas", advierten los matarifes y abastecedores de carne

Por
La cadena cárnica se reunirá para intentar postergar el cuarteo obligatorio, que podría paralizar a más de 300 frigoríficos
21deOctubrede2022a las10:45

Desde la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMYA) expresó una profunda preocupación por la medida anunciada por el gobierno referida al cuarteo obligatorio de la carne, a implementar a partir del 1° de noviembre.

Bajo este marco, se convocó a una reunión para el día 24 del corriente a las 16 hs. en las instalaciones de la SRA a todos los integrantes de la cadena de valor, industriales, matarifes, productores, consignatarios, feedloteros, gremios y las Cámaras que los representan, al efecto de que se revea la medida y encontrar soluciones viables y sustentables en el tiempo que permitan por la vía del consenso, y sobre bases técnicas sólidas, avanzar en forma efectiva en la modernización del consumo, integrando a todos los actores de la cadena de valor, y muy especialmente a los trabajadores, su salud, y sus fuentes de trabajo.

El final de la media res

Los abastecededores advierten que la situación planteada hace que, de llevarse adelante la medida, deban cesar sus actividades más de trescientos establecimientos con las consiguientes secuelas socio económicas y afectación de las fuentes de trabajo: "Esta situación provocará concentración de la actividad en determinadas plantas afectando el libre juego de la oferta y demanda, encareciendo los servicios de faena, afectando a los productores por baja en el precio de la hacienda al mismo tiempo que se encarecerá el precio final de la carne en mostrador".

El comentario de concentración de las plantas hace referencia a la postura del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), que presiona para implementar la medida. Aunque hay que aclarar que estas plantas ya estaban adaptadas por ser más grandes y por tener la necesidad de adaptar la mercadería para la exportación.

CAMYA advierte que la medida resulta totalmente inviable por una serie de razones:

  • La mayor parte de las plantas faenadoras no cuentan con instalaciones adecuadas para realizar el corte de las medias reses.
  • Los plazos establecidos para su adecuación no han podido cumplirse debido al alto costo y la complejidad de las obras a realizar y por razones ajenas a la industria, tales como la financiación de las obras comprometida por el gobierno que no se ha hecho efectiva.
  • La medida propuesta no ofrece ventajas sanitarias por tratarse de cuartos sin ningún tipo de protección o envase.

Según indican, el final de la media res tampoco genera mejoras ambientales por mejor aprovechamiento de subproductos ya que los huesos y grasa seguirán siendo trasladados a las carnicerías y desde allí a las graserías del mismo modo en que se lo hace actualmente con las medias reses: "No responde al concepto de abastecer con cortes según demanda ya que los cuartos que integran cada media se comercializaran en conjunto por falta de capacidad de la industria para organizar su trazabilidad y logística de acopio y distribución".

"Se encarecerá el producto final ya que los mayores costos por baja de capacidad productiva y faena de los establecimientos, mayor mano de obra, mermas del cuarteo, déficit de cubicaje en cámaras de frio y transporte, y amortización de inversiones, no tienen recupero económico en la etapa industrial", consideran.

De igual manera, aclaran que comparten el objetivo de evitar que los trabajadores carguen sobre sus espaldas las medias reses. Asimismo, no comparten "la idea de que carguen del mismo modo inhumano y antihigiénico los cuartos de hasta 32 kg, tal como lo propone la medida aludida, habiendo medios mecánicos sencillos y económicos de carga y descarga que podrían utilizarse para esta tarea".

Temas en esta nota

Cargando...