Veterinario vs. sequía: no tenía qué darle a las vacas, se las ingenió con cascarilla de algodón inoculada y enamoró a los animales

“La idea era que no sigan perdiendo kilos y que pudieran llegar en buenas condiciones corporales al servicio”, cuenta el profesional que realizó el estudio a campo

Veterinario vs. sequía: no tenía qué darle a las vacas, se las ingenió con cascarilla de algodón inoculada y enamoró a los animales
01deMarzode2023a las08:56

La severa sequía impacta sobre la oferta forrajera de los campos. Frente a esto, la eficiencia nutricional y la incorporación de tecnología en la alimentación de los animales se convierten en factores fundamentales. Es decir, es necesario disponer de algunas herramientas que permitan un mejor manejo de los recursos forrajeros disponibles para superar estas emergencias.

Bajo este marco, el médico veterinario Hernán Trejo decidió enfrentar a la sequía y mejorar la eficiencia del proceso de alimentación de los animales. Para ello, realizó un trabajo a campo en la zona de Árbol Blanco, al noroeste de Santiago del Estero.

Trejo no tuvo otra opción que buscar una solución para las vacas con cría que no tenían que comer. La idea era que no sigan perdiendo kilos y que pudieran llegar en buenas condiciones corporales al servicio. Ahí empecé a averiguar sobre los alimentos que estaban a disposición y lo que más se conseguía era la cascarilla de algodón. Conjuntamente, me interioricé sobre el inoculante de tercera generación, Rhodo-Sil, y lo usé en esas vacas con la cascarilla”, cuenta el profesional a Agrofy News.

En concreto, aplicó 50 centímetros cúbicos de Rhodo-Sil por tonelada de cascarilla. Se la inoculaba el día anterior a suministrarle el alimento y luego se largaban las vacas al monte.

“Al cabo de dos semanas concluí que las vacas no iban más al monte porque estaban esperando la cascarilla. Se decidió dar por la mañana y por la tarde la cascarilla con Rhodo-Sil y al llegar diciembre las vacas llegaron con una excelente condición corporal, se obtuvo un 52% de preñez en esas vacas”, explica Trejo.


Mayor rendimiento de kilos de carne por hectárea

Conocer y priorizar los planteos que se llevan adelante en el campo es algo primordial si se busca producir más kilos de carne por hectárea y aprovechar de mejor manera los forrajes de baja calidad. Bajo esa perspectiva, Trejo recomendó Biosalt 500. Un suplemento que utilizó en un feedlot de recría a campo con terminación a corral.

“Unos novillos que pesaban 210 kilos aproximadamente entraron en junio pasado a forraje diferido más picado de maíz con autoconsumo, y con la adhesión de Biosalt 500 logaron una ganancia diaria de 720 gramos”, indica Trejo.

Con una recría sin costo de mano de obra adicional, Trejo cuenta que estos productos le solucionaron problemas de manejo y recomienda el producto de Bionutrición Ruminal que potencia la capacidad natural del rumen para transformar alimentos en nutrientes disponibles para el animal.