También Chile frena la compra de carne

14deAgostode2000a las08:52

Escribe Patricia Van Ploeg

La sombra de la aftosa sigue complicando a la economía argentina. AhoraChile, que se ubica como cuarto importador de carne vacuna argentina, limitósus compras en Entre Ríos y hoy decidirá si frena todas sus importaciones decarne desde la Argentina.

La decisión de los trasandinos es un golpe más sobre la comercializacióndel producto en los mercados internacionales, generado por la confusiónprovocada por la aparición de animales con actividad viral en variasprovincias.

Las exportaciones de carnes y menudencias vacunas a Chile representan uningreso de u$s 75 millones anuales para el país con un volumen colocado que sesitúa en 58.000 toneladas anuales, 50% del total importado por el país vecino.

La aparición de animales que estuvieron en contacto con portadores de laenfermedad provocó también que Chile -a través de su Servicio Agrícola yGanadero- estableciera un puesto de control permanente en el Paso InternacionalCardenal Samoré con el fin de evitar que carne o ganado afectado ingrese alpaís. Asimismo se reiteró una práctica que se mantuvo hasta mediados de los’90 y que muchos ya creían olvidada: los vehículos que cruzan la fronterason rociados con mezclas de germicidas e insecticidas para evitar el trasladodel virus de aftosa y de otros males desde la Argentina.

Homologación

Los mayores controles no sorprenden, sin embargo, ya que Chile sigue sinreconocer el nuevo status sanitario de la Argentina, como país libre de aftosaque no practica la vacunación. Luego de la obtención del rótulo de mayorcalidad sanitaria del mundo -logrado hace apenas tres meses-, la Argentina debeconcretar acuerdos bilaterales con los países y «homologar» el status cedidopor la Oficina Internacional de Epizootias (OIE).

En tanto, la escalada de rumores y confusiones sobre la existencia deanimales con «serología positiva» (que estuvieron en contacto con otrosafectados por el virus) y la presunta aparición de focos de aftosa en zonas queno recibieron animales desde la frontera con Paraguay provocó un clima deincertidumbre entre ganaderos y exportadores.

El gobierno de Fernando de la Rúa aceleró los contactos con losgobernadores durante el fin de semana y se creó el Comité de SeguimientoSanitario entre todas las provincias ganaderas luego de la reunión que durantegran parte del sábado mantuvieron los ministros de Agricultura y de laProducción provinciales con el secretario de Agricultura, Antonio Berhongaray.Ahora, el mismo De la Rúa se encontrará con los gobernadores el miércoles(Ver Ambito Nacional) para terminar de cerrar el círculo político en un tematan crítico para el país que pone en juego las exportaciones de carnesargentinas por las que se reciben ingresos por u$s 600/700 millones anuales. Noobstante, para el gobierno «la situación está controlada», en cuanto asanidad animal.

«Es una cuestión de Estado», coincidían durante el fin de semanapolíticos oficialistas y de la oposición, funcionarios y ex funcionarios.

Mientras algunos sectores buscan culpas y culpables (se comienza a criticarla decisión de dejar de vacunar los rodeos, impulsada por la anterior gestióndel SENASA) desde las entidades del campo ahora se adhiere a la decisión desuspender el traslado de hacienda en todo el país que rige por tres semanas,con excepción de los animales destinados al consumo interno que soncomercializados en los mercados concentradores.

En tanto, desde la embajada argentina en Estados Unidos buscan acentuar laidea de que la suspensión de los envíos de carne por parte de ese paísregiría sólo por 30 días y no afectaría la comercialización.

Volver a empezar

Sin embargo, exportadores argentinos que colocan carne fresca en EstadosUnidos, por intermedio de la cuota de 20.000 toneladas y extra cuota, consideranque el corte de la cadena comercial y los incumplimientos fre

Temas en esta nota

    Cargando...