El drama de la aftosa

Por
14deAgostode2000a las09:19

La aparición de animales con virus de aftosa en territorio argentinoprocedentes de Paraguay generó inocultable preocupación en todos los sectoresvinculados con el negocio cárnico, incluido, naturalmente, el gobierno.

El grave incidente se produjo luego de que en mayo pasado la Argentina fueradeclarada país libre de aftosa sin vacunación y mientras se realizan ingentesesfuerzos para promover la apertura de nuevos mercados para nuestras carnes.

Sin embargo, para nadie constituia una novedad que la frontera con Paraguay,específicamente, invita a uno de los flagelos que aún soporta la ganaderíaargentina: el cuatrerismo.

El ingreso de animales no registrados de manera ilegal no es nuevo, y por lotanto no puede llamar a sorpresa.

El traslado de hacienda de un lugar a otro, sea dentro del país como en estecaso, de un país vecino a una provincia argentina, ha sido denunciado eninnumerables ocasiones.

Este episodio en el que la Argentina se ve involucrada va a ocasionar unserio daño a nuestra propia capacidad de lucha contra un fenómeno demasiadoarraigado entre nosotros.

El vicegobernador bonaerense Felipe Solá afirmó que «el mayor problemaradica en que algún comprador puede tener esa excusa para no comprarnos».

Y este es el punto. Mientras se realizan negociaciones para aumentar laexportación de carnes especialmente a los países del circuito no aftósico,este desgraciado hecho seguramente será aprovechado por nuestros competidorespara denostar la capacidad nacional para controlar la enfermedad.

Durante más de 10 años se luchó contra la aftosa con una fuerte inversiónde los productores en ese período.

Resulta, entonces, impensable suponer que semejante esfuerzo pueda ser tiradopor la borda por la actitud desaprensiva de unos pocos. La decisiónnorteamericana de suspender temporalmente la importación de carne argentina esuna señal de alerta muy fuerte. Una medida de ese carácter podría ser seguidapor otros países importadores que aguardan una comunicación oficial de laArgentina que despeje todas las dudas que existen hasta el momento.

Como ocurre con bastante frecuencia en la Argentina, cuando sucede unacontecimiento de estas características, las informaciones suelen ser dispares,a veces contrapuestas o surgidas de fuentes dudosas.

Pero lo cierto es que la noticia de que podrían haber brotes de aftosa en elrodeo nacional es demoledora y tendrá un efecto ciertamente no deseado para lasexportaciones cárnicas.

Independientemente de qué tipo de explicación den las autoridadesargentinas —que debe ser exhaustiva y técnicamente impecable— la cuestiónde fondo que es el control fronterizo debe ser encarada sin demora. (NA)

Temas en esta nota

    Cargando...