Según el economista R. Alemann, endeudarse con tasas de dos dígitos es un viaje de ida sin vuelta

12deSeptiembrede2000a las15:45

Endeudarse con tasas de dos dígitos, un viaje de ida sin vuelta

La economía argentina no puede crecer con el nivel actual de tasas deinterés y la única manera de revertir esta situación es equilibrar lascuentas públicas a través de la eliminación del déficit fiscal. Así loafirmó el economista Roberto Alemann durante el Primer Congreso Regional de laregión Córdoba Norte de AACREA -realizado el sábado pasado en La Cumbre-.

"Los depósitos en el sector bancario están subiendo, pero lospréstamos al sector privado no financiero han comenzado a caer. Y esto porqueal endeudarse con tasas de dos dígitos lo único que se puede comprar unempresario es una convocatoria de acreedores", sentenció Alemann.

"La única solución de este problema es suprimir el déficit fiscal.Los proyectos de inversión sólo pueden ser rentables con una tasa de interésde un dígito y en la Argentina hay proyectos de todo tipo y color, pero que soninviables con el nivel actual de tasas", añadió el especialista.

Reconocer el esfuerzo

Alemann indicó que en los últimos años la Argentina, para ser coherentecon las demás políticas económicas implementadas, tendría que haber logradoequilibrar las cuentas públicas.

"Pero durante la última década la Argentina tuvo déficit fiscaldurante todos los años -con excepción del '93-. Y esto no es gratis, porque loestamos pagando, apuntó.

En este sentido, un dato para seguir de cerca es el Gasto PúblicoConsolidado. Se trata del gasto conjunto de la Nación, las provincias, elGobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires, los municipios, las empresas yentidades públicas.

"En números redondos, esta cifra es de unos 100.000 millones de pesospor año. Aunque en este concepto también hay que incluir las emisiones deBocones (bonos para pagos a proveedores del Estado o jubilados) y reintegros alas exportaciones", especificó el economista.

Pero el Estado en su conjunto no alcanza a recaudar esos 100.000 millones depesos que necesita para financiar su actividad. Por esta razón en 1999 laNación tuvo un déficit de unos 8.500 millones de pesos, mientras que lasprovincias registraron un faltante de alrededor de 4.500 millones.

"Esto implica un déficit fiscal aproximado de unos 13.000 millones depesos. Si estimamos que en concepto de Bocones se emitió gasto por otros 2.000millones más, entonces el faltante del año pasado habría sido del orden de15.000 millones de pesos. Y no se puede vivir con un déficit tan grande",dijo Alemann.

Este año el déficit proyectado de la Nación sería de unos 5.300 millonesde pesos, mientras que el faltante en las provincias alcanzaría una cifra delorden de 2.900 millones. "Suponiendo que los Bocones sumen otros 2.000millones, este año el déficit fiscal sería de alrededor de 10.200 millones depesos", comentó.

"La reducción del déficit que va a realizarse este año no es pocacosa y hay que reconocer el esfuerzo. Si las cuentas cierran tal como estáproyectado, entonces esto significa un progreso espectacular", agregó.

Círculo virtuoso

El plan que ha trazado el gobierno es llegar a tener un déficit fiscal ceroen los próximos años. Esto es necesario porque la deuda pública -que es elresultado del déficit- este año será de unos 145.000 millones de dólares yel año que viene alcanzaría alrededor de 160.000 millones.

"A medida que la deuda pública sigue creciendo, crecen con ella losintereses que el Estado argentino tiene que pagar sobre esa deuda. ¿Cómo sehace para eliminar esta carga? La única forma de hacerlo es reducir el déficitfiscal", insistió Alemann.

Para graficar el camino que debe seguir el gobierno local, el economistarecordó el caso de dos países con rasgos culturales similares en muchosaspectos a los de Argentina. Se trata de Italia

Temas en esta nota