Alerta en Francia por la gravedad de la situación

Por
12deDiciembrede2000a las08:08

París (EFE) - El llamado mal de la «vaca loca» se presenta en unaproporción de algo más de dos casos en cada mil reses bovinas sacrificados enFrancia, según revelan los datos preliminares de la campaña que comenzó enjunio próximo en Francia para detectar la Encefalopatía Espongiforme Bovina(EEB). En concreto, se trata de los resultados de 15.000 de los 48.000 análisisdel tipo rápido «Prionics», que las autoridades sanitarias francesas tienenprevisto efectuar hasta el final de este año. Este análisis muestra una«presencia elevada» de la enfermedad entre las reses nacidas entre 1993 y1995, según el informe de la Agencia France-sa de Seguridad Sanitaria de losAlimentos (AFSSA).

Sospechas

En Francia, los piensos con restos de animales y huesos -sospechosos decontener los priones (proteínas alteradas) que causan la EEB-se prohibieron en1990 para los bóvidos, cuatro años después para corderos y cabras, y, desdemediados del pasado noviembre, para todas las especies. La AFSSA tambiénsubrayó un «alto índice» de EEB, entre los animales sacrificados de urgencia(tres de cada mil) por causa de un accidente, y cuya comercialización estápermitida en la cadena alimentaria.

Los datos facilitados corresponden a análisis llevados a cabo entre el 7 deagosto y el 24 de octubre pasados en las regiones de Baja Normandía, Bretaña yel País del Loira; es decir, en el oeste de Francia, que es la zona másafectada.

Los test fueron practicados a tres categorías de animales: los bovinosfallecidos de muerte natural, los sacrificados por razones de enfermedad y lossacrificados tras un accidente.

Campaña

Las autoridades francesas pusieron en marcha una gran campaña de detecciónde la enfermedad de las «vacas locas», que consiste en realizar pruebasrápidas a 48.000 bovinos antes de que termine el año.

Cuando se descubre un caso de EEB se sacrifica de forma sistemática todo elrebaño, en virtud de la legislación francesa. Además, siguiendo lasrecomendaciones de los científicos, el gobierno ha ido retirando sucesivamentede la cadena alimentaria el consumo de sesos, vísceras, intestinos y médulaespinal, entre otros.

En el plano judicial, el Tribunal de Gran Instancia de Epinal ha dado deplazo al gobierno hasta hoy para facilitar a la Justicia todos los documentosrelacionados con las importaciones ilícitas de harinas animales británicas,entre 1990 y 1994.

Si el Ministerio de Agricultura no presenta estos documentos, el Tribunalfijó una multa al Ejecutivo de 152.449 euros por día. Esta acción judicialfue iniciada por una asociación de ganaderos de la región oriental francesa delos Vosgos.

Temas en esta nota