Ya rigen las normas para frenar problemas sanitarios

14deDiciembrede2000a las08:18

Bruselas (ANSA) - La Comisión Europea fijó en Bruselas las normas deaplicación para sostener el mercado de la carne bovina y ayudar a losproductores, tras la caída del consumo por el mal de la «vaca loca». Así loanunció el vocero de la Comisión, al término de la reunión del ComitéEuropeo de gestión para el sector bovino, que concretó en normas loslineamientos aprobados por el Consejo de Ministros de la Agricultura de la UE,el pasado 4 de diciembre.

El Consejo resolvió la eliminación de bovinos mayores de 30 meses que nofueron sometidos a los test anti BSE (el virus de la Encefalopatía EspongiformeBovina). Podrán recurrir los productores que lo deseen por un período limitadoa seis meses; desde el 1 de enero al 30 de junio de 2001.

Los animales sacrificados no podrán destinarse al consumo humano ni animal ytampoco a la producción de fármacos. El costo de esta operación seráfinanciado en 70 por ciento por la UE y el resto por cada país miembro,mientras la Comisión verificará mediante controles la correcta aplicación deesta medida.

Los tres países considerados de bajo riesgo geográfico del BSE son Austria,Finlandia y Suecia, que podrán elegir si matan las vacas de más de 30 mesespara su mercado nacional sin someterlas a un examen, los cuales seránobligatorios si exportan esa carne.

Además de pagar 30 por ciento del costo derivado de la eliminación vacuna,el estado miembro deberá hacerse cargo de los costos del stock de carne y de ladestrucción del animal. La UE financiará también la realización de losexámenes anti-BSE hasta un máximo de 15 euros (alrededor de 13,26 dólares)por cada kit, cuyo costo global será de 30 euros (alrededor de 25,51 dólares)hasta fines de junio.

Según las estimaciones de Bruselas, se pueden llegar a sacrificar dosmillones de cabezas de ganado, equivalentes a 625.000 toneladas de carne, con uncosto para las cajas comunitarias cercano a los 850 millones de dólares.

El Comité de Gestión estableció un stock público para permitir a losproductores y criadores entregar el excedente de carne que no se vendió a loslocales públicos de la UE.

El 15 de diciembre se tomarán las primeras decisiones en cuanto a lacantidad que será destinada al stock público y también se incrementarán losanticipos sobre los premios a los bovinos destinados a los criadores. En tanto,otros seis casos de «vaca loca» fueron descubiertos en Francia, informó elMinisterio de Agricultura. Alcanza así a 135 bovinos que desde el inicio del2000 han resultado afectados por la devastadora Encefalopatía Espongiforme.

Los nuevos casos fueron descubiertos en cinco departamentos distintos:Loire-Atlantique, Mayenne, Deux-Sevres, Cotes y Doubs. Desde 1991 hasta hoy, hansido 215 los animales que han presentado signos incontrovertibles de laenfermedad.

A pesar de los controles más severos, el mercado de la carne de vaca estáen crisis en Francia y desde el inicio de setiembre el consumo ha disminuidosensiblemente sin que de señales de recuperación.

Por su parte el gobierno de Japón prohibió todas las importaciones depiensos de origen animal de los países miembros de la Unión Europea (UE), afin de evitar el peligro de contagio por la Encefalopatía Espongiforme Bovina.

Japón

El Ministerio japonés de Agricultura, Desarrollo Forestal y Pesca anuncióque la veda entrará en vigor una vez terminados ciertos trámites oficiales,como la obligación de notificar la medida a la Organización Mundial deComercio (OMC).

Según datos del Ministerio, Japón importó entre enero y octubre de esteaño 162.000 toneladas de piensos animales. De esta cantidad, cerca de 30 porciento -49.000 toneladas-provenía de Italia y Dinamarca, entre otros paísesmiembros de la UE.

«El embargo a los países de la UE no va a afectar mucho al mercadojaponés, porque podemos aumentar las importaciones de otro

Temas en esta nota

    Cargando...