Entre fortalezas y debilidades

Por
29deDiciembrede2000a las08:36

Por Alejandro Rollán.

Mientras la carne argentina ya pisó suelo norteamericano, en lo quesignificó la reapertura de ese mercado luego de la aparición en agosto desíntomas de aftosa en nuestro país, las autoridades nacionales y provincialesse esfuerzan por disipar los rumores de que aún existen signos de laenfermedad.

Las versiones sobre la supuesta presencia del virus en algunas zonas de laprovincia obligaron al Ministerio de la Producción a salir a desmentir laespecie. “No hubo ni hay ningún foco de aftosa en nuestra provincia”, rezóel pronunciamiento oficial. No obstante, para garantizar el actual estado desituación y evitar dañar el desarrollo de la actividad ganadera, laSecretaría de Agricultura de la Provincia, juntamente con el Senasa, dispusoreforzar las acciones de fiscalización. La exigencia del correspondientecertificado de serología negativa para todas las tropas que ingresen a laprovincia de zonas interdictadas será el mecanismo a utilizar. Precisamente,las actividades de contralor fueron referenciadas por los productores como eltalón de Aquiles que padece el actual esquema de vigilancia epidemiológica. Lacarencia de controles en ruta favorecería, a juicio de los ganaderos, elmovimiento marginal de hacienda y pone en peligro el actual sistema sanitario deemergencia.

Mientras tanto, las autoridades locales aguardan, desde hace 10 días, elllamado del Senasa que permita flexibilizar el movimiento de hacienda en casitodo el territorio provincial. Solamente se mantendrían algunos anillossanitarios en el sur, lugares donde la aparición de animales procedentes delnorte del país exigiría una vigilancia más exhaustiva.

Las señales externas parecen ser claras. Los mercados no aftósicos van,paulatinamente, retomando la confianza en la carne argentina. Fronteras adentro,todavía hay algunas dudas y muchas cosas por mejorar.

Temas en esta nota