Trigo: se lograron mejoras en la calidad

Por
19deEnerode2001a las08:51

La producción nacional de la actual campaña triguera se verá incrementada enrelación a la anterior, proyectándose un volumen de alrededor de 16 millonesde toneladas.

Entre las causas se pueden mencionar el aumento de la superficie sembrada,que fue del 6,5 por ciento, y el buen estado general de los lotes que llegaron amadurez en condiciones aparentemente de buenas a muy buenas, lo que hacíasuponer rendimientos destacados. Con el comienzo de la cosecha, se pudo observarque los rindes no alcanzaban los cálculos previos. Las razones fueron varias:

* Temperaturas extremadamente bajas en el invierno que, en muchos casos,alteraron el ciclo del cultivo y afectaron, principalmente, a las variedades deciclo corto. Algunas variedades de ciclo largo se vieron favorecidas con unmayor tamaño de espiga.

* Enfermedades causadas por royas y mancha amarilla que generaron importantesdaños en hojas y obligaron a realizar tratamientos foliares. Posteriormente enfloración y en parte de llenado del grano, se presentaron días continuos decondiciones de alta humedad relativa ambiente y temperaturas cercanas a los 25grados, con predisposición para la aparición de fusariosis o golpe blanco dela espiga. Esto produjo en algunos lotes abortos florales y achuzamiento degranos, con el típico aspecto yesoso en los atacados.

La incidencia y severidad no fue la misma en toda la región. Se observarondiferencias según áreas, ciclos y susceptibilidad de las variedades utilizadasen cada caso. Las zonas más afectadas fueron el sur de Santa Fe y norte deBuenos Aires, aunque en grano los porcentajes fueron relativamente bajos debidoa que, al ser muy liviano, se eliminó gran parte por la cola de lascosechadoras.

* El atraso de la madurez en 10 a 15 días con relación a lo esperado parala zona, debido a la ocurrencia de temperaturas moderadas a bajas que atrasaronel desarrollo del cultivo. El fenómeno expuso los granos a temperaturaselevadas durante el llenado y provocó algo de arrebatamiento.

Los rendimientos promedios pueden ubicarse entre 2.300 y 2.600 kilos porhectárea, según zonas, con gran variación entre ellas y producciones que vandesde 1.500 a 4.800 kilos por hectárea.

El grueso de la siembra se realizó en directa, fertilizándose la mayoríade los lotes a siembra o fraccionada a macollaje, con dosis de 30 a 60 unidadesde nitrógeno por hectárea. También se usó fósforo y azufre.

El personal del laboratorio de calidad de cereales y oleaginosas del IntaMarcos Juárez realiza, desde hace 14 años, un muestreo a la cosecha en acopiosy cooperativas del centro-sur de la provincia (subregión cinco norte); sur deSanta Fe, sudeste de Córdoba y norte de la provincia de Buenos Aires(subregión dos norte), con el objetivo de conocer la calidad de la cosecha decada año en la región central del país. Este año se muestreó un volumen de501.600 toneladas proveniente de conjuntos representativos de diferentestonelajes, formados con las entregas que realizaron los productores a lacosecha.

Calidad

Las partidas presentaron gran heterogeneidad en tamaño de grano, desdegranos muy chicos y chuzos a granos bien llenos. Esto fue la causas de la caídadel peso hectolítrico de 2,5 en relación a la cosecha pasada. La zona sur dede Santa Fe, con un promedio de 78,54 kilos hectolítrico (kg/hl) y en el sur dede Córdoba, con 78,70 kg/hl, se ubicaron en su mayoría dentro del grado 2 decomercialización.

En el norte de la provincia de Buenos Aires, el llenado fue mejor, ypresentó en promedio 81,70 kg/hl de peso hectolítrico.

El peso de mil granos también se vio afectado por las causas antesmencionadas, con valores de dos puntos por debajo de la cosecha anterior, conpromedios entre 30 y 32 gramos.

Los granos que no completan su llenado, normalmente tienen una bajaconcentración de almidón con elevado porcentaj

Temas en esta nota

    Cargando...