DESFASE . Se teme por una baja en la calidad de cortes

Por
13deNoviembrede2002a las08:19

Datos proporcionados a la prensa por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (SAGPyA), así como por el Centro de Cómputos del Mercado de Liniers, revelan que la falta de novillada se está reemplazando por vacas y vaquillonas (vientres), que a corto plazo, dejaría a la actividad sin las denominadas fábricas de terneros.

En cuanto a los precios que actualmente se pagan por kilo vivo de hacienda vacuna, los operadores del circuito prevén incluso mayores aumentos, aunque no aplican las mismas proyecciones para la producción de bovinos. En rigor, la preocupación de los exportadores del rubro pasa por la importante competencia que la cría vacuna tiene con la agricultura, donde las siembras ganan por lejos y en particular si se considera que se está en pleno período de implante de soja, el grano estrella de esta campaña.

De cara a la rentabilidad que representa el cultivo -y la agricultura en general-, para los productores, la situación actual podría atentar contra el desarrollo del negocio de ganados y carnes, para los cuales Argentina ya cuenta con la buena nueva que representó la reapertura de más de 50 plazas demandantes del producto, luego de la crisis de la aftosa. Si bien hace unas semanas el titular de la SAGPyA, Haroldo Lebed, dijo a DyN que “confiaba” en una normalización de la oferta vacuna a Liniers, “alrededor de fines de octubre”, sus estimaciones se cumplieron, pero agentes del sector temen por modificaciones sustanciales en esa proyección.

EL NEGOCIO FUTURO. En ese contexto, especialistas en economía ganadera y empresarios del sector ya están advirtiendo a los oferentes que falta novillada con buena terminación, que es precisamente la que se requiere para cubrir sin dificultades la demanda exportadora. Asimismo, y tras reuniones que mantuvo en Córdoba, el titular del Senasa, Bernardo Cané, comentó a medios locales que había advertido que no se estaba produciendo la cantidad de novillos que demandará la plaza.

Además, el empresariado local avaló los datos aportados por el centro de cómputos de Liniers, que dan cuenta que no sólo son pocos los novillos que se remiten diariamente al Mercado, sino que se observa una incipiente liquidación de vientres, una tendencia que, de mantenerse, finalizará complicando la evolución del negocio a futuro.

Según medios de Córdoba y la Asociación de Frigoríficos de la provincia, se consideró que para evitar escenarios de falta de novillo bien terminado en kilaje, como necesitan las plazas mundiales, será imprescindible fijar mecanismos de promoción e incentivos.

PELIGRA LA CALIDAD. En ese contexto y en sintonía con la posición de las plantas de faena provincial, se alertó que se corre el riesgo de no contar con la cantidad de carnes que necesitan los mercados internacionales.

Asimismo, consignatorios que operan habitualmente en Liniers dijeron que lo peor que podría ocurrirle al país, en este momento y en el corto plazo, tras la recuperación de plazas externas, “sería venderles cortes cárnicos de calidad inferior a la que exigen”.

“De allí al desprestigio como país proveedor, media un paso, porque la deslealtad comercial es comparable al ocultamiento de la aftosa que se hizo en el país y todo cuanto se ha ganado en materia de credibilidad externa hacia Argentina, volvería a cero”, advirtieron directivos del ente sanitario y dirigentes del campo.

Temas en esta nota