Quieren rematar en Liniers la hacienda de exportación

Hoy se vende directamente a los frigoríficos. "La puja por la oferta mejorará los precios como sucedió con el ganado de feedlot", afirma Roberto Arancedo, presidente de la firma que explota el mercado

09deMayode2003a las08:42

Rematar hacienda con certificado de exportación es el objetivo próximo de Mercado de Liniers S.A., la empresa concesionaria del mercado concentrador ubicado en el barrio de Mataderos.

La empresa, en manos de los consignatarios, tiene un proyecto para la construcción de una zona de remates especial para el ganado con destino a faena de exportación, que garantiza su aislación de la hacienda destinada a consumo, que es la que se remata en la actualidad en el mercado, una exigencia que imponen los compradores de la Unión Europea.

"Estamos trabajando junto al Senasa en este proyecto", adelantaron las autoridades de Mercado de Liniers, en una reunión mantenida con Infochacra. Roberto Arancedo, su presidente, y Fernando Santamarina y Jorge Aguirre Urreta, presidente y vice, respectivamente, del Centro de Consignatarios de Productos del País (CCPP), destacaron que este objetivo es de larga data y que estuvieron a punto de lograrlo, en el 2000, cuando la Argentina fue declarada país libre de aftosa sin vacunación. La crisis sanitaria del 2001 congeló el proyecto, que ahora vuelven a impulsar.

"Se trata de construir instalaciones dentro del mercado que permitan la carga y descarga de hacienda en forma separada del resto del ganado que se remata en el mercado", dijeron. Estas instalaciones estarían preparadas para recibir hasta 3.000 animales diariamente.

Mejores precios
Los empresarios sostienen que la venta de animales con certificado de exportación en los corrales, con compradores de distintos orígenes -ya que no sólo la exportación se interesaría en adquirirla- producirá una puja por la oferta que mejorará los precios de la hacienda.

"Ya pasó cuando incorporamos la hacienda de feedlot en los remates del mercado", apunta por su parte el gerente del CCPP, Eduardo Crouzel. "Por efecto de la demanda, los precios saltaron de $1,10 a $1,30/kg, es decir, que logramos una mejora de 20% gracias a que estos animales se remataran en Liniers."

En la actualidad, la hacienda pesada con certificado de exportación es remitida por los productores directamente a los frigoríficos exportadores, dado que la Unión Europea prohíbe que los animales destinados a abastecerlos de carne entren en contacto con hacienda para consumo. La idea es que al rematarse ese tipo de hacienda en Liniers surja un precio que refleje con transparencia lo que la demanda está dispuesta a pagar.

"Los inspectores de la Unión Europea y de Chile, que recorrieron el mercado en sus visitas del año pasado, se mostraron muy conformes con lo que vieron", dijo Arancedo. Una vez aprobado el proyecto por el Senasa, el organismo sanitario se encargará de llevar adelante las gestiones con los europeos.

Otro de los puntos de interés de los miembros del directorio de Mercado de Liniers S.A. es obtener una normativa que sea específica para este mercado, ya que hasta el momento, y a pesar de tener cien años de antigüedad, se rige por disposiciones referidas a remates ferias o corrales de frigoríficos. Una normativa específica, que contemple aspectos sobre trazabilidad y bienestar animal, es lo que quiere exhibir Liniers frente a los compradores externos.

El negocio de Liniers
En el 2002 se remataron en los corrales del mercado 2,28 millones de cabezas, lo cual representa 24% de la faena nacional. Este es un porcentaje que viene en aumento desde 1997, cuando se vendió 1,64 millón de cabezas.

Por cada cabeza rematada Mercado de Liniers S.A. cobra 0,4% al comprador y 0,4% al vendedor, lo cual, a valores actuales y tomando como precio promedio de un animal $600, genera una facturación anual de $11 millones. De ahí se paga un canon al Estado nacional, ya que el mercado se encue

Temas en esta nota