Alberto Fernández: "La Argentina recuperó su lugar en el mundo"

El jefe de Gabinete manifestó su optimismo acerca de la reunión de Bush con Kirchner, tanto por el vínculo personal que establecieron ambos mandatarios como por las implicancias para la política y la economía de la Argentina

24deJuliode2003a las11:08

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, opinó en Radio 10, minutos antes de viajar hacia Nueva York, acerca de la reunión de los mandatarios en los Estados Unidos: “Ayer, el Presidente le transmitió a Bush que la Argentina fue víctima del terrorismo y que tuvimos lo mismo del 11 de septiembre pero sin aviones”.

“La Argentina recuperó su lugar en el mundo, después de un tiempo en que nos habíamos caído del mapa, y hemos vuelto a ser considerados. Obviamente estamos contentos, cómo no, si la Argentina necesita volver a fortalecer sus lazos comerciales, políticos y culturales con el resto del mundo”, añadió.

Fernández consideró que la Argentina demostró que “recuperó la racionalidad, porque no se presentó en una actitud de resignación, aceptando sus reglas”, como antes. En ese orden, consignó que las pautas deben ser respetadas, en tanto el país pidió ayuda y aceptó condiciones, pero también “hay que regenerar la idea de relaciones internacionales maduras, que las reglas soberanas no se pierdan, ni tampoco la dignidad del país”. El jefe de ministros se alineó con la posición de Kirchner que, describió, se trata de una  “confrontación digna y transparente”, lo que fue bien recibido por Bush, quien “dio una señal clara, en el sentido de que la Argentina debe discutir de igual a igual con el Fondo”.

Sobre la respuesta de Kirchner de que era peronista, y no de izquierda o de derecha, Fernández señaló: “Tanto Bush como Kirchner son pragmáticos. Bush definitivamente aspira a no dividir la lógica de las ideologías. Le dijo que darán una sorpresa al establishment, por las cosas que podremos hacer. Claramente está dando un mensaje a la Argentina. Nadie puede vivir solo y aislado, tenemos que entender que somos países con lógica, soberanía. No debemos claudicar en un mundo que se globalizó”.

Fernández, en ese orden, se pronunció a favor de una “relación madura, como la que siempre debió existir” entre la Argentina y los Estados Unidos. “Una relación donde la Argentina tenga la potestad de elegir sus derechos, de escuchar con respeto las pretensiones vinculadas con la Argentina, de tener un diálogo franco y construir una relación madura”.

Describió, además, los perfiles de ambos mandatarios: “Son presidentes que reconocen una historia común de sectores geográficos alejados del centro de poder, que no eran favoritos a ganar, que se enfrentaron a muchas dificultades. Me parece que eso también favorece la mejor comprensión del tema. Kirchner le dijo simpáticamente que los patagónicos eran muy testarudos, y Bush le respondió: ‘Los de Texas somos más testarudos que ustedes’”.
 
Sobre las críticas que hubiera recibido el hecho de que Kirchner se pronunciara en contra de los Estados Unidos en determinados pasajes de sus discursos de campaña y ahora manifestara simpatía por Bush, Fernández dijo que la Argentina necesita volver a entrar en el concierto de las naciones, que no puede vivir de espaldas al mundo, y que si bien Kirchner tiene visiones diferentes con Bush, eso no puede condenar al ostracismo a la Argentina. “El secreto de la mejor política es buscar puntos de encuentro”, añadió.

Además, explicó que el presidente Kirchner no dice en los despachos lo que no dice en público, y que puede ser que haya hecho un comentario contra los Estados Unidos durante “una guerra con la que no estábamos de acuerdo”, de manera tal que pretende “buscar en qué puntos estaban de acuerdo, y no profundizar las diferencias”.

Acerca de si hablaron sobre Cuba, el jefe de Gabinete manifestó que “lo más

Temas en esta nota