Cae la oferta de dólares: seguiría en torno a los $ 3

Los exportadores liquidarán menos divisas que en el primer semestre. Es por razones estacionales. Además, las importaciones están creciendo. Eso ayuda a que la cotización del dólar siga firme.

11deAgostode2003a las08:17

Matías Longoni. DE LA REDACCION DE CLARIN.

La recuperación del dólar hasta valores próximos a los 3 pesos pretendidos por Néstor Kirchner no fue fruto de una casualidad: coincidió claramente con una desaceleración de las exportaciones agrícolas. En lo que va de 2003, ese sector ingresó al país unos 6.000 millones de dólares. Pero de aquí a diciembre esa abundante oferta de divisas se reducirá, ya que las cerealeras liquidarían otros 3.500 millones. Esta situación favorecerá los planes del Gobierno, que busca un dólar alto para apuntalar la reactivación.

El freno en las liquidaciones de las cerealeras tiene razones estacionales, ya que sus embarques tradicionalmente pierden fuerza a partir de julio y se recuperan hacia fines de año, con la cosecha de trigo. Fue esta "impasse" la que en las últimas semanas le permitió al Banco Central actuar con mayor comodidad para que la divisa se recuperase, desde un mínimo de 2,78 pesos a principios de julio hasta los 2,95 pesos del último viernes.

Aunque fue un aumento moderado, de cerca del 6%, tener un dólar más cercano a los 3 pesos es una prioridad para el Gobierno, que en los últimos meses ha percibido —aunque no admitido— un amesetamiento en el ritmo de crecimiento económico. La reciente suba del dólar colaboró a brindar mayor competitividad a muchas empresas, dedicadas a la exportación o a sustituir importaciones. Carlos Pérez, economista de la Fundación Capital, aseguró que Economía está en condiciones de mantener el dólar en los niveles actuales hasta fin de año. "El objetivo es que no se apague la reactivación", apuntó.

El paralelo que existe entre el comportamiento de las exportaciones de granos y la evolución del mercado cambiario salta a la vista. Hasta el viernes, los exportadores agrícolas habían inyectado al circuito 5.895 millones de dólares, cerca del 50% de los dólares totales que ingresaron al país por las ventas al exterior. Frente a semejante presión, el dólar siguió una tendencia hacia la baja desde principios de año, que sólo pudo ser atenuada por las fuertes compras del Banco Central.

Pero a partir de julio hubo una desaceleración de los embarques del agro y el dólar comenzó a apreciarse. A esta suba ayudó además un incremento en la demanda de divisas, por una recuperación de las importaciones —que fue del 38% en el primer semestre— y por otro factor estacional: el pago de los aguinaldos.

En las últimas semanas, las liquidaciones del sector agrícola se han reducido a niveles de poco más de U$S 20 millones diarios, contra un promedio para todo el año de 34,8 millones. Esta merma en la oferta fue bien capitalizada por el Banco Central, que siguió comprando dólares, pero esta vez para hacer subir la divisa en vez de impedir que bajara.

Alberto Rodríguez, de la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales, explicó que la menor inyección de dólares del sector "es propia de esta época del año". En rigor, tradicionalmente los embarques agrícolas se vigorizan con la cosecha gruesa (soja, maíz y girasol), que se realiza entre marzo y junio. Y pierden fuerza a partir de julio.

Esto no quiere decir que las liquidaciones del sector no vayan a seguir ejerciendo presión sobre el mercado cambiario, ya que la cosecha 2002/03 fue récord, con un volumen de 71 millones de toneladas del que todavía debe exportarse una porción significativa. Pero a trazos gruesos, podría decirse que el agro ya desembolsó casi 65% de los dóla

Temas en esta nota