Descontento entre ganaderos por instituto de promoción

No están de acuerdo con un aporte compulsivo ni con un organismo burocrático

14deAgostode2003a las08:42

Comenzó a funcionar el Instituto de Promoción de Carne Vacuna y ya hay problemas: se espera una avalancha de amparos o rebelión de los productores que no están dispuestos a pagar $ 1,40/$ 1,50 por animal que envían a faena. Los frigoríficos pagarán menos -0,60/0,70- aunque desde la organización ya se temen también incumplimientos por plantas que sienten, ante este gravamen, una nueva presión sobre sus costos.

El martes se convocó a la primera asamblea extraordinaria de representantes del organismo en la sede de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos y quedó demostrado cierto descontrol en el manejo del novel ente que será solventado con el aporte de ganaderos y frigoríficos, luego de que se realizara una fumata tras los enfrentamientos entre sectores por la representatividad en el mismo instituto.

El secretario Miguel Campos, que al asumir su gestión fue crítico con el organismo en su primera declaración pública, pareció cambiar de parecer y se constituyó en el presidente de la asamblea que dio inicio al IPCV. «Debemos lograr que el trabajo de este instituto sirva de ejemplo para otras cadenas productivas para que logremos la generación de foros por producto que conlleve a la creación de un Foro Nacional Agropecuario. Es importante que se definan en ese ámbito metas de mediano y corto plazo que sirvan de insumo para el diseño de políticas de ganados y carnes», dijo el funcionario, en un discurso que muchos de los presentes calificaron como «nervioso y dubitativo».

• Sin plan

Aunque la ley prevé que serán tareas prioritarias del instituto promover el aumento del consumo local de carne vacuna y el fomento de las exportaciones cárnicas, una de las principales críticas al organismo se basa en que aún no tiene plan y que los productores no saben en qué se van a invertir sus aportes.

«El instituto no tiene aún objetivos», dicen los críticos. Lo cierto es que aún no se difundió y cómo se va a promocionar la carne en el mercado interno y externo. En tanto, los comentarios crecen sobre las consultoras convocadas para elegir al gerente que administre el organismo y sobre el creciente número de agencias de publicidad que se anotan ante la posibilidad de administrar los fondos de los productores. «Este es el momento de la verdad, en donde los productores van a tener que aportar», indicó Horacio Delguy, titular del Frente Agropecuario Nacional y añadió que «unos pocos serán los beneficiarios de estos aportes, ya que se van diluir en burocracia». La medida no fue consultada y eso es lo que enfurece a muchos ganaderos: «No estoy de acuerdo porque se formó un consenso a espaldas de los productores», indicó Federico Palacios, productor ganadero de Formosa. «Este es un pacto que se acordó en los pasillos del poder y lo que más me avergüenza es la manera en que se votó la ley», refiriéndose a una «sesión maratónica» en la que se aprobaron una cantidad incalculable de proyectos.

Los productores están evaluando llevar el caso a la Justicia, sin embargo, desconfían de la tarea de los jueces, porque «no entienden la problemática agropecuaria», explicó Palacios. No obstante Jorge Gómez Andrade, productor de la zona de Bolívar, provincia de Buenos Aires, indicó que «aún no definimos si acudiremos a la Justicia, pero por el momento nos oponemos a un sistema compulsivo, sin consulta previa y que establece otro impuesto para el productor». En este sentido, Palacios fue más duro y dijo que «todo dinero que se aporte al instituto es una malversación de fondos». Luego culpó a las cuatro entidades, ya que «que nos debían representar, pero se encolumnaron detrás de estos intereses».

Asimismo, coincidieron en que «se crea un organismo cuyas tareas ya están establecidas para otras dependencias del Esta

Temas en esta nota