Serio: informe alerta por expansión de plaga en soja

Buena parte de la recuperación económica de la Argentina se debió al impulso dado por la soja. Ahora, la aparición de la roya genera gran preocupación por el impacto económico que podría tener.

30deDiciembrede2004a las11:32

La reaparición del hongo asiático de la soja en tres provincias argentinas puso en guardia al gobierno, que ante la certeza de que la enfermedad seguirá avanzando busca cómo evitar que el ataque sea devastador. El hongo, que reduce el rendimiento de los cultivos, estuvo presente el ciclo pasado en nueve de las 24 provincias del país (el tercer productor mundial de soja). Pero sólo atacó sobre el final de la campaña, por lo que el impacto fue insignificante.

En cambio en este ciclo llegó cuando la siembra todavía no alcanzó a 90 por ciento del área prevista, y algunos temen un efecto similar al del ciclo pasado en Brasil, cuando el hongo causó pérdidas de 4,5 millones de toneladas en la producción. La llamada localmente «roya de la soja» apareció en un campo de experimentación de Santa Fe, la mayor provincia productora, y de Misiones y de Corrientes, distritos de menor producción. La familia Aristi, que tiene unas 20.000 hectáreas sembradas con esa oleaginosa en las provincias de Buenos Aires y en la norteña Santiago del Estero, está entre quienes se previnieron. Esperan a la roya con toda una batería de productos.

«Es probable que aparezca acá (en Buenos Aires) este año. Nosotros tenemos los productos necesarios para combatirlo. Si a 150 kilómetros aparece un foco, en ese momento empezamos a fumigar porque (el hongo) avanza rapidísimo y corremos el riesgo de que se extienda», dijo Javier Aristi.

En el ciclo pasado, el hongo afectó a la soja sembrada en las tierras que la familia posee en Santiago del Estero, sexta productora, pero no llegó a Buenos Aires, tercera en orden de producción, que se encuentra en el corazón agrícola del país. El hongo se propagaa través del aire y puede desplazarse entre 32 y 48 kilómetros al día dependiendo de los patrones del viento y de las condiciones meteorológicas.

En 2004, ya se detectó en ocho estados de Brasil (el segundo mayor productor mundial de soja detrás de Estados Unidos) y en nueve de Estados Unidos en menos de un mes.

Según los especialistas, el clima húmedo es clave para el desarrollo del hongo, mientras que la magnitud de los daños depende, entre otros factores, de la etapa de desarrollo en la que se encuentren los cultivos.

«Las perspectivas que maneja la gran mayoría de los centros de estudios climáticos es que las condiciones de sequía que se dieron el año pasado es muy probable que no se den este año», dijo Flory Begenesic, directora de Agricultura. «El tiempo se va a presentar más húmedo, por lo cual las condiciones son más favorables para la roya», agregó.

• Pesimismo

El hongo no se detectó en el núcleo agrícola del país ni en la campaña 2003/2004 ni en lo que va de este ciclo, pero todo hace pensar que no va a tardar demasiado en aparecer ya que el clima en esta zona es propicio para su desarrollo.

«Las condiciones en la zona central son mucho mejores que en la zona norte. Hay temperaturas más frescas, que le gustan más a la roya», dijo Silvia Vallone, especialista del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria-(INTA) de Marcos Juárez, en Córdoba, segunda provincia en orden de producción. «Por eso el día que llegue acá va a avanzar más rápido, especialmente porque hay muchos lotes de soja. En el norte los lotes están muy distanciados unos de otros», agregó.

Algunos advierten que si la enfermedad llega al núcleo productor, no será fácil detenerlo. «Un 50 por ciento (de los agricultores de la zona) no ha hecho nada y el otro 50 por ciento ha comprado algo para no quedarse sin nada de producto ante un ataque», dijo Brigida Knudsen, encargada de agroquímicos de AIBAL, firma distribuidora de productos para el a

Temas en esta nota

    Cargando...