El girasol tiene un camino por recorrer.

Especialistas e investigadores concluyeron, en dos jornadas de trabajo, que el cultivo debe encarar cambios productivos y tecnológicos...

04deJuniode2005a las08:06

Especialistas e investigadores concluyeron, en dos jornadas de trabajo, que el cultivo debe encarar cambios productivos y tecnológicos; críticas a la ausencia de precios de referencia; Carlos Bianchi habló del liderazgo.

La Asociación Argentina de Girasol (Asagir) dio dos saltos consistentes hacia adelante: uno cuantificable y otro cualitativo. Ambos surgieron del Tercer Congreso Argentino de Girasol 2005 del que participaron cerca de 1700 personas, entre productores, técnicos e investigadores nacionales e internacionales.

El primero de los saltos se materializa en el desafío de duplicar en los próximos años el valor de la red del girasol. Esto comprende a la producción primaria, el transporte, la comercialización, la industria y el consumo doméstico que, en este momento se valora en 1400 millones de dólares, según consignaron el presidente de Asagir, Ignacio Lartirigoyen y el vicepresidente, Rodrigo Ramírez.

"Duplicar el valor no significa hacerlo sobre la base de incrementar la producción en la misma proporción. Resulta, en rigor, aumentar la productividad por hectárea, disminuir los costos de transacción, incrementar nuevos mercados en el exterior y desarrollar los conceptos de nutrición y consumo humanos", subrayó Ramírez.

El segundo salto consiste en consolidar un aspecto de la tecnología, que procura transformar la cadena del girasol en una red.

Uno de los puntos fuertes del Congreso fue la presentación de un "mapa de la red" que cuantificó aspectos desconocidos del camino productivo y comercial del cultivo.

Allí se consignó, por ejemplo que, los productores venden girasol por 700 millones de dólares y compran insumos por 184 millones por lo que le otorgan un valor agregado de 516 millones. En mismo sentido, el comercio vende por 47 millones de dólares, compra por 23 y le agrega valor por 24. En el caso de la industria esas cifras son de: 202, 130 y 72 millones, respectivamente.

También se observa cómo la red del girasol mueve 1400 millones de dólares contemplando 351 millones de demanda derivada, que es la que surge del comercio indirecto (mantenimiento de máquinas y equipos, salarios de terceros, etcétera).

Las transferencias al Estado representan unos 315 millones de dólares, es decir, el 49 por ciento del valor agregado del girasol. Se compone de retenciones, impuestos a las ganancias, renta mínima presunta, ingresos brutos, tasa viales, etcétera. "El Estado es un socio estratégico de la red del girasol, por eso promovemos a que se sume a nuestra tarea y trabaje con nosotros", comentó Ramírez.

En el mismo mapa se consignaron tres pilares sobre los que asentará el futuro desarrollo de Asagir: la cadena de valor, de conocimientos y de relaciones personales. Todas sustentadas sobre la base de Internet.

El especialista chileno Sergio Melnik, consignó en su disertación que: "en 2015 el 75 por ciento del producto bruto general de los países del mundo pasará través de la red".

El Congreso duró dos días. En el primero expusieron especialistas e investigadores sobre fisiología, patología, genética, biotecnología, malezas, nutrición y manejo del cultivo.

Las presentaciones giraron sobre profundas cuestiones agronómicas en procura de mejores rindes, los contenidos de aceite, la disposición de las plantas del cultivo y su nutrición.

"Está naciendo la posibilidad de que los productores puedan sembrar girasol con altos contenidos de ácidos palmíticos y esteáricos. Esto habla de una diversificación de la genética y la producción del girasol", comentó Carlos Feoli, coordinador técnico de Asagir.

La voz desde el banco

En el módulo denominado "Liderazgo" realizó una presentación complementada con videos de contundentes éxitos deport

Temas en esta nota