Vacuna antiaftosa, en la mira.

La Organización Internacional de Epizootias (OIE) aceptó, a pedido de la Argentina, reabrir la discusión sobre las técnicas utilizadas para producir vacunas contra la fiebre aftosa...

Por
06deJuniode2005a las08:04

La Organización Internacional de Epizootias (OIE) aceptó, a pedido de la Argentina, reabrir la discusión sobre las técnicas utilizadas para producir vacunas contra la fiebre aftosa, cuya definición puede afectar económicamente a las empresas que elaboran los antígenos en el país, informó un vocero del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), según la agencia «Télam».

El organismo internacional « desaconsejó» meses atrás la producción de vacuna contra la aftosa a partir del cultivo del virus en «epitelio lingual bovino» pero «sin fundamentos científicos suficientes», a juicio del SENASA, por lo que sus delegados solicitaron la semana pasada en la asamblea anual de la OIE realizada en París, Francia, «revisar la resolución», indicó el vocero.

La discusión es «esencialmente técnica», pero su definición tendrá consecuencias económicas «para los laboratorios argentinos que utilizan ese mecanismo para producir la vacuna contra la aftosa en el país», puntualizó.

La resolución de la OIE se incorporará al «código sanitario internacional» a partir de 2008 y la Argentina «como miembro del organismo mundial deberá aceptarla, pero antes queremos discutirla», enfatizó el vocero.

•Recomendación

La consideración del sistema de producción «se reabrirá en setiembre próximo» cuando se reúna el comité científico de la OIE, adelantó. En oposición al método «epitelial», la OIE recomendó el método BHK, sigla inglesa de Baby Hamster Kidney (celular renal de hamster bebé) que consiste en realizar los cultivos originales sobre ese tipo de células y que en la Argentina aplica el laboratorio Biogénesis.

Pero otros laboratorios, como Sanidad Ganadera y Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) usan el otro sistema.

El vocero indicó que el procedimiento del «epitelio» o «lengua de vaca», también conocido como «método Frenkel» (por el científico holandés que lo creó a mediados del siglo pasado), «es el más antiguo» y de «probada eficacia» en las campañas contra la enfermedad.

«Europa logró eliminar la aftosa con vacunas producidas a partir de células epiteliales y 60 por ciento de las vacunas aplicadas en la Argentina durante la última década se fabricaron con el mismo método», explicó.

Sin embargo, en los últimos años la proporción se invirtió en forma abrumadora. Actualmente, Biogénesis, con el método BHK, produce más de 95 por ciento de los 130 millones de dosis de vacunas contra la aftosa que se aplican anualmente en el país. Precisamente con los antígenos de este laboratorio, la Argentina desarrolló las campañas sanitarias de los últimos años que le permitieron recuperar su condición de país libre de aftosa con vacunación, reconocido por la OIE.

 

Temas en esta nota