Ganadería cada vez más eficiente.

Hoy, la Argentina se encuentra ante el gran desafío de lograr una mayor productividad para satisfacer los mercados de la carne que se van abriendo...

20deAgostode2005a las07:28

Hoy, la Argentina se encuentra ante el gran desafío de lograr una mayor productividad para satisfacer los mercados de la carne que se van abriendo, y en ella, sin dudas, la genética cumple un papel fundamental.

"Y el país tiene hoy la genética vacuna del mejor nivel mundial. Lo dicen los mismos técnicos y productores extranjeros que visitan el país y se escuchó en la última Rural de Palermo", comentó Ricardo Smith Estrada, presidente del Foro Argentino de Genética Bovina.

En tanto, según Sergio Marcantonio, de la Cámara Argentina de Biotecnología de la Reproducción e Inseminación Artificial (Cabia), la genética "con precisión e información posibilita con certeza al productor lograr una especie de traje a medida para su rodeo, es decir un tipo de animal acorde con el planteo y las necesidades de su negocio".

La historia del mejoramiento genético en la Argentina comenzó a escribirse hace 135 años con la introducción de los primeros reproductores de las razas británicas que iniciaron un fuerte proceso de mestización sobre los rodeos criollos .

Luego se inició un largo proceso de selección acompañado por una permanente incorporación de genética que dieron nacimiento a la "genética argentina", en donde las distintas asociaciones de criadores trabajan con programas de evaluación, expresó Smith Estrada.

Por su parte, el asesor de gabinete de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya), Miguel Tezanos Pinto, dijo que la Argentina hoy está revirtiendo su condición de país importador a exportador de genética. "Tenemos una estrategia casi país por país para hacer más fluido el comercio y abrir nuevos mercados", dijo el funcionario, quien junto a los nombrados forman parte de la organización del Primer Congreso Nacional de Genética Bovina de Carnes, que se desarrollará el jueves y viernes próximos en Mar del Plata.

En diálogo con LA NACION, los interlocutores pusieron énfasis en la complementariedad pública y privada, observada en la investigación y el desarrollo de la genética.

El mercado

Tezanos Pinto informó que por el momento se exporta a Brasil, Venezuela, Colombia, Paraguay y Uruguay "y ahora vamos a ir por China". El paquete incluye, según los casos, semen, embriones y ganado en pie.

"Si consideramos que hasta 2002 se adquirían en el exterior (fundamentalmente de los Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda) algo más de 1.800.000 dosis de semen para carne y leche, y que el año último esa cifra cayó a menos de 400.000, lapso en el que creció la labor de los centros de inseminación, podemos hablar de un proceso de sustitución de importaciones", acotó Marcantonio. En tanto, las exportaciones de semen llegaron a las 120.000 dosis, dijo.

Si bien la genética en el país ha tomado en los últimos años un gran impulso, "lo que se busca en el Congreso es llegar a todos los productores del país, tanto a los pequeños, que quieren aumentar y mejorar sus rodeos, como a los más grandes, que quieren optimizar la eficiencia de la producción de novillos para carne de exportación", agregó Marcantonio.

La idea, según el profesional, es que de aquí en adelante, cuando los productores concurran a los remates de cabaña, no sólo admiren animales por lo que ven, sino que sepan valorar todo lo que ellos llevan por dentro.

Una cuestión excluyente es la inseminación artificial a tiempo fijo (IATF), que si bien se inició en la década del noventa, sólo en los últimos cinco años comenzó a tomar fuerte impulso.

"Históricamente en el país se inseminaba artificialmente el 3 por ciento del rodeo. Hoy, gracias a la IATF se pasó a entre el 4/5 por ciento", explicó Ricardo Smith Estrada.

"Con este método ho

Temas en esta nota