Alerta máxima en la región por la detección de focos de aftosa registrados en Brasil

Incrementan controles en la frontera por la detección de focos en Matto Grosso do Sul

12deOctubrede2005a las08:27

Los principales mercados que el Mercosur abastece cerraron temporariamente el ingreso de carne brasileña

La detección de al menos un foco de aftosa en el estado brasileño de Matto Grosso do Sul puso en alerta a todo el Mercosur y obligó al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) a cerrar transitoriamente el ingreso de carne y animales en pie, no sólo vacunos sino de otras especies susceptibles a la enfermedad que provengan de esa región. Argentina se sumó así a las restricciones anunciadas por distintos países, entre los que se encuentran los principales importadores como Rusia.

Brasil, principal exportador mundial de carne y poseedor del rodeo vacuno más grande del planeta, se enfrenta a una dura crisis a partir de la detección el lunes pasado de un foco de fiebre aftosa en 140 vacunos en Mato Grosso do Sul. El gobierno ordenó el sacrificio de un total de 582 animales en la zona afectada pero los principales mercados cerraron preventivamente sus puertas.

Ayer, las autoridades del país vecino admitieron que investigan un posible segundo foco cerca del lugar donde se identificó el primer brote. Técnicos brasileños verificaron síntomas parecidos a los de la enfermedad en una hacienda en el municipio de Japorá, ubicada dentro de un radio de 25 kilómetros del primer foco del mal, en el municipio de Eldorado, a 45 kilómetros de la frontera con Paraguay.

"Es una propiedad vecina donde algunos animales mostraron síntomas de la enfermedad, realizamos una recolección de material y la enviamos al laboratorio para analizarla", dijo el representante del Ministerio de Agricultura en Campo Grande (capital del estado), José Antonio Felício.

A poco de conocerse la existencia del primer foco, se cerraron para la carne brasileña los mercados de Rusia, Paraguay, Chile, Sudáfrica, Israel y la unión Europea.

La Secretaría de Agricultura argentina dispuso ayer la situación de alerta en la frontera con Brasil, y el Senasa frenó temporariamente las restricciones. La medida no incluye a la carne vacuna fresca madurada y deshuesada proveniente del resto de los estados brasileños libres de fiebre aftosa donde se practica la vacunación, de acuerdo a la normativa de la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE). La disposición del organismo sanitario argentino admite el tránsito de productos con destino a terceros países bajo estrictas medidas de bioseguridad.

Por otra parte, el Senasa también tomó las "medidas sanitarias necesarias para salvaguardar las fronteras argentinas", entre las cuales incluyó los controles en los pasos fronterizos del tránsito vecinal y el control de pasajeros y equipajes.

Controles y mercados

Aunque Argentina no es importadora de carne vacuna brasileña en grandes volúmenes, la existencia del foco de aftosa fue abordada pone a prueba los últimos acuerdos para el control regional de la enfermedad. "Hay que recordar que el lugar donde se detectó está a poco más de 200 kilómetros de la frontera con Argentina y evitar que, como pasó en otras épocas, haya algún pícaro en la cadena que haga desastres", dijo el presidente de la Asociación de Productores de Carne Bovina Argentina (Aprocaboa), Angel Girardi, quien alertó: "Es importante que todo el mundo cumpla con los controles y nadie se haga el distraído".

El temor se agrava por las eternas sospechas de la existencia de aftosa en Paraguay, desde donde se estima ingresó la hacienda enferma que desató la crisis aftósica en el país en el año 2001. Además, porque la variante del virus presente en los países vecinos es la "C", exótica para la Argentina.

Lejos de festejar los problemas del principal competidor en el mercado exportador de carne vacuna (de hecho la carne argentina amplió su participac

Temas en esta nota

    Load More