La aftosa en Brasil provoca un llamado de atención regional.

En las provincias de la frontera norte se acelera la segunda campaña de vacunación, que ya está en marcha, y se intensifica la vigilancia epidemiológica.

15deOctubrede2005a las08:06

Un preocupante llamado de atención para la región hubo esta semana con la confirmación en Mato Grosso do Sul, Brasil, de por lo menos un foco de aftosa en un rodeo, enfermedad que, si bien no afecta al hombre, destruye ganados y mercados.

Según los especialistas, la emergencia toma a la Argentina con la guardia en alto, pero inquieta las características del foco por su alta tasa de ataque, que se registró a unos 200 kilómetros de la triple frontera que el país comparte con Brasil y Paraguay.

"De un rodeo de 582 animales, estaban contagiados 153 (30 por ciento). Es una tasa muy alta de ataque que puede indicar que la hacienda no estaba vacunada o que hay una gran cantidad de focos en los alrededores que tendrían que haberse declarado", dijo a LA NACION Federico González Grey, representante de la Sociedad Rural Argentina en la Comisión Nacional de Lucha contra la Fiebre Aftosa (Conalfa).

Para González Grey, esta emergencia toma al país bien parado porque tiene "una cobertura vacunal bastante buena, sobre todo en la frontera norte". Sin embargo, advirtió: "Es necesario conocer la secuencia genética del virus O aparecido en Mato Grosso do Sul para saber si los rodeos argentinos están cubiertos con lo que se les está inoculando. La vacuna que aplica la Argentina incluye esa cepa, pero no sabemos si ahora hay desviaciones de ese virus".

Según el profesional, la secuencia genética es un análisis que realiza el Centro Panamericano de Lucha contra la Aftosa y en este caso, el servicio sanitario brasileño, "que no debería demorar más de 48 horas". El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) confirmó que ya ha solicitado esa información.

Cabe recordar que la vacuna antiaftosa que se aplica en el país incluye los virus 01 Campos, A24 Cruzeiro, A2000 Argentina, A2001 Argentina y C3 Indaial.

Respecto de la situación sanitaria en la frontera norte, fuentes del organismo informaron que el año último se puso en marcha el Proyecto de Resguardo Sanitario, que consiste, entre otras medidas, en marcar una zona buffer en todo el límite con Bolivia y Paraguay (unos 1200 kilómetros) por una franja de unos 25 kilómetros en Salta, Jujuy y Formosa. Allí, donde abundan rodeos de subsistencia familiar destinados al autoconsumo, el Senasa se hace cargo de la vacunación.

Medidas preventivas

Conocido este último caso de aftosa en Brasil, la Argentina intensificó los controles en los pasos en la frontera norte, ya sea en la requisa de equipajes en vehículos particulares como en la mercadería de los transportes de cargas.

Como medidas preventivas, el Senasa pidió a las Comisiones Provinciales de Lucha contra la Fiebre Aftosa (Coprosas) que aceleraran la segunda campaña de vacunación, que está en marcha, y que intensifiquen la vigilancia epidemiológica. Además, interrumpió en forma transitoria el ingreso de carnes de animales susceptibles a la enfermedad provenientes del estado de Mato Grosso do Sul, aunque de hecho el país no importe cortes vacunos, pero sí pulpas porcinas.

La medida no incluye la carne fresca madurada y deshuesada proveniente del resto del Brasil y admite el tránsito de productos con destino a terceros países conforme estrictas medidas de bioseguridad.

Según las agencias noticiosas, son 28 los países que adoptaron medidas restrictivas contra las carnes provenientes de Brasil, el mayor exportador en ese rubro.

Por el momento, el cierre de los mercados ha provocado la caída del 40 por ciento de las exportaciones brasileñas de carne, con pérdidas de hasta mil millones de dólares, por lo que ya ha iniciado una ofensiva diplomática en los principales destinos.

Mientras se sacrificaba el rod

Temas en esta nota