Hay focos de aftosa cerca de la Argentina.

Fueron confirmados ayer cuatro brotes de la enfermedad en el estado de Paraná, que limita con la provincia de Misiones...

Por
22deOctubrede2005a las07:55

Los brasileños insisten en que el ganado infectado ingresó por contrabando de Paraguay
Estiman que las exportaciones de carnes podrían caer un 30%
Los casos ya son catorce

San Pablo- Cuatro nuevos brotes de aftosa fueron confirmados ayer en el estado de Paraná, que limita con Misiones, con lo cual ya son catorce los focos de la enfermedad que amenaza el mercado de carne brasileña en el mundo.

La confirmación de cuatro nuevos focos, uno de ellos incluso distante de los primeros casos, muestra que el problema para Brasil es mayor de lo que se pensaba. En Mato Grosso do Sul, donde se descubrieron los primeros casos, ayer se dio a conocer la existencia de cinco nuevos brotes.

Ya son 41 los países que le cerraron el mercado a la carne brasileña o de Mato Grosso do Sul. Ayer se acordó que el gobierno y los productores realicen una gira internacional para intentar revertir los embargos o al menos circunscribirlos a los estados en que la enfermedad fue descubierta. Brasil proyectaba exportar este año carnes bovinas por 2500 millones de dólares.

En el estado de Paraná, que limita con la Argentina, en la provincia de Misiones, se encontraron focos en los departamentos de Loanda, Amaporá, Maringá y Grandes Ríos. El gobierno brasileño ya ordenó el sacrificio de más de 5000 animales para intentar contener la enfermedad. Sin embargo, algunos productores se están negando a cumplir con la orden porque no saben si van a ser indemnizados. Dentro del gobierno existen discrepancias sobre si todos los propietarios deberán ser resarcidos, incluso a aquellos que no pueden garantizar que vacunaron a su ganado y que permitieron que la enfermedad se propagara. "No me voy a quedar mirando la muerte de mi ganado sin tener la garantía de que voy a recibir una indemnización", expresó al diario O Estado de Sao Paulo el propietario rural Marcelo Chervinski, cuya área es vecina a los lugares afectados.

El Departamento de Operaciones de Frontera de Brasil ya tendría listo un informe en el que se acusa a estancieros brasileños de haber comprado, de contrabando, ganado paraguayo. La enfermedad habría llegado al territorio brasileño a través de esos animales, portadores del virus de la aftosa tipo O, presente generalmente en bovinos paraguayos.

El brote de la enfermedad está causando un cruce de acusaciones en Brasil. El presidente Luiz Inacio Lula da Silva ha responsabilizado a los ganaderos por supuesta negligencia, y llegó a decir que "el mundo trató (el problema) con más seriedad que algunos sectores de Brasil".

Las autoridades sanitarias estatales acusan al gobierno de enviar apenas 10 % de los fondos prometidos para la defensa sanitaria.

El director de la Agencia Estadual de Defensa Sanitaria Animal, Joao Mauad Cavallero, ya había acusado a comienzos de esta semana al ganado paraguayo de ser el portador y transmisor de la enfermedad. "Las marcas del ganado (infectado) indican que se trata de animales paraguayos". El ministro de Agricultura de Paraguay, Gustavo Ruiz Díaz, respondió con indignación. Dijo que Brasil había enviado espías para inspeccionar el ganado paraguayo. "Eso ocurrió antes de que declararan la existencia de aftosa en su territorio. Entraron, revisaron y no encontraron nada."

En Japorá, uno de los municipios de Mato Grosso do Sul, donde se descubrió un foco de la enfermedad, hay decenas de campos chicos bajo investigación (uno de sus propietarios habría importado de contrabando el ganado contaminado).

El anterior ministro de Agricultura brasileño, Marcus Vinicius Pratini de Moraes, estimó que las exportaciones de carnes podrían caer un 30 por ciento en el corto plazo.

Por Luis Esnal

Corresponsal en Brasil

 

Temas en esta nota