La suba en la hacienda ya se nota en las carnicerías

Apesar de la vigencia de un acuerdo de precios para mantener sin cambios el valor de la carne al mostrador, el aumento que acumula la hacienda en los últimos días apareció ayer reflejado en las carnicerías, con un reajuste de entre el 10 y el 20 por ciento.

Por
09deNoviembrede2005a las08:37

Apesar de la vigencia de un acuerdo de precios para mantener sin cambios el valor de la carne al mostrador, el aumento que acumula la hacienda en los últimos días apareció ayer reflejado en las carnicerías, con un reajuste de entre el 10 y el 20 por ciento.

Ante la prohibición de faenar terneros menores a 260 kilos, ocurrió lo que se temía: la carne de novillo subió su precio, por la simple ecuación económica de la oferta y la demanda.

El Mercado de Liniers volvió a reflejar ayer una operatoria firme para las vaquillonas y los novillitos, que han reemplazado en la faena a los terneros con menos de 260 kilos. Ambas categorías para el consumo interno subieron, en lo que va de la semana, entre tres y cinco por ciento.

En una recorrida por el Mercado Norte era fácil darse cuenta de que los ánimos más alterados eran los de los carniceros, que quedan en el medio de la cadena y tienen que dar la cara ante el enojo de los clientes.

Es el caso de Roberto quien, mientras cortaba nalga para milanesas, comentó a La Voz del Interior: “La gente al principio se impacta con el aumento; algunos compran igual porque necesitan y otros preguntan y se van sin comprar. Algo ha bajado la venta en lo que va del día”.

Justamente el cliente de Roberto es Gabriel, un pequeño empresario gastronómico que comentó: “Al principio me impactó pero la verdad es que tengo que comprar obligadamente porque necesito para mi negocio. Me da bronca porque, además, esto se va a juntar con los aumentos estacionales de fin de año por las fiestas”.

Por su parte, Lorena Bazán, una madre de 22 años, coincidió en que “más allá del enojo que provoca, lo cierto es que uno termina comprando igual por la costumbre de comer carne todos los días”.

Sin embargo, no todos los casos son iguales. Eva Vera, una ama de casa de 30 años, remarcó: “Compré mondongo, porque los cortes que compraba antes tienen un precio exorbitante; no sé cuándo se va a parar esta escalada”.

La semana próxima, cuando transcurra la segunda quincena de noviembre, los frigoríficos esperan la convocatoria de Economía para analizar el acuerdo de precios. Desde el sector se asegura que, con la suba que muestra la hacienda y la baja que tiene el valor del cuero, la concertación debe ser revisada.

Mientras tanto, el consorcio de frigoríficos exportadores ABC le ratificó ayer al ministro Lavagna que mantendrá el acuerdo firmado.

Temas en esta nota