El gobierno espera que esta semana empiece a bajar el precio de la carne

Confían en el traslado de las bajas de Liniers.

26deDiciembrede2005a las08:47

Confían en el traslado de las bajas de Liniers. Contribuiría a que la inflación no supere el 1% en diciembre

El gobierno espera que a partir de mañana se traslade a las góndolas la baja en el precio de la carne que se produjo las últimas dos semanas en el Mercado de Liniers, luego de los acuerdos firmados con los distintos sectores.

"Nosotros sabíamos que iba a pasar un tiempo hasta que se refleje en los precios al consumidor la rebaja que se habían visto en los valores de la hacienda", afirmó una calificada fuente del Ministerio de Economía.

"A partir de esta semana -prosiguió- ya se tienen que empezar a ver los efectos".

En Economía siguen con suma atención lo que sucede con el precio de la carne, ya que si en la última semana de diciembre se produce la rebaja esperada crecerían las posibilidades de que la inflación del mes no supere el 1%.

En ese caso, la inflación acumulada anual estaría cerca del 12%, sobrepasando levemente el tope de 11,5% proyectado para todo 2005.

La carne no pudo ser incluida en la lista de 230 productos con precios rebajados en un 15%, que armó el gobierno con el sector privado debido a que no se logró consenso con los distintos integrantes de la cadena de valor de esta industria.

Ante esta situación, el gobierno amenazó con una suba de las retenciones a las exportaciones cárnicas y a cambio de que se frene esta medida los productores y los principales frigoríficos exportadores se comprometieron a sostener el abastecimiento del Mercado de Liniers para que no suban los precios.

Según el gobierno, el pacto fue cumplido y la semana próxima debiera hacerse evidente en las bocas de expendio a los consumidores.

Economía ya anunció que durante todo enero hará un seguimiento "sector por sector" de la evolución de los precios y que aspira a partir de febrero a ampliar los acuerdos vigentes armando una canasta de productos más amplia con precios consensuados y con una extensión de seis meses a un año.

La semana pasada, el secretario de Coordinación Política, Lisandro Salas, les comunicó la decisión a los representantes de las asociaciones de consumidores durante una reunión que se realizó en el Palacio de Hacienda.

El gobierno prevé ampliar la actual canasta de 223 productos, cuyos precios fueron rebajados hasta el próximo 31 de enero en acuerdo con productores y supermercadistas, a una de 500 y por el lapso de un año.

Así lo consignó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien afirmó: "Estamos estudiando un modelo que se aplica en Francia, sobre una canasta de productos respecto de los cuales se hace un seguimiento de empresas".

Aníbal Fernández, ministro del Interior, afirmó que "no hay ninguna razón", para preocuparse por la inflación, y señaló que lo que hay en este momento es "un reacomodamiento de precios relativos".

Fernández indicó que el incremento en el costo de vida "es un tema que al gobierno lo ocupa, pero no lo preocupa".

"No hay ninguna razón que indique que nos tenga que preocupar, sentirnos agobiados, ni con los nervios de punta, porque pueda haber problemas", sostuvo el ministro en declaraciones radiales.

En tanto, Alberto Fernández subrayó que el acuerdo buscado "no es una fijación de precios máximos".

Asimismo, sostuvo que las expectativas de inflación "mermaron" en diciembre, y aseguró que la situación de los precios "está controlada".

Sin embargo, reconoció que la estabilidad de precios necesita "no sólo de acuerdos". Remarcó que el gobierno está trabajando en otros aspectos, como incentivar una mayor inversión.

A su criterio, los datos que maneja el gobierno sobre el resultado de los acuerdos es que "han funcionado bien".

"Me parece que las expectativas inflacionarias han mermado", sostuvo Fernández, no obstante

Temas en esta nota