La política oficial contribuirá a generar una súper siembra de soja 2008/09

La presente campaña agrícola será recordada –quizás– como el mayor aporte al “movimiento sojizador“ a partir del congelamiento de precios de los granos promovido por el gobierno nacional combinado con un considerable aumento de costos de producción que torna casi inviable al cultivo de maíz. El costo directo de producción del cereal supera en un 85% al de soja de primera.

14deAgostode2008a las12:35

La campaña agrícola 2008/09 será recordada –quizás– como el mayor aporte al “movimiento sojizador” a partir del congelamiento de precios de los granos promovido por el gobierno nacional combinado con un considerable aumento de costos de producción que torna casi inviable al cultivo de maíz.

Los principales insumos agrícolas, medidos en “moneda grano”, registraron en el último año un aumento sustancialmente superior al experimentado por las cotizaciones de la soja y del maíz. Sin embargo, los costos de producción del cereal son tan altos que muy pocos productores están en condiciones de afrontar una inversión de semejante magnitud.

"Los funcionarios del gobierno quieren que se siembre menos soja, pero la actual política agropecuaria está generando exactamente el efecto contrario", dijo hoy a Infocampo Santiago Achával, gerente de comercialización de Bayá Casal & Asociados.

En la región Sur de Santa Fe la inversión directa –al día de hoy, dado que los presupuestos se recalculan todas las semanas– para hacer una hectárea de maíz ronda los 650 u$s/ha, mientras que en el caso de una soja de primera se ubica en 350 us/ha.

Si a esto le sumamos el costo de alquiler de referencia de la campaña pasada con los valores actuales de la soja (2,0 a 2,1 toneladas/ha x 285 u$s/tonelada = 570-600 u$s/ha), está claro que muchos arrendatarios pequeños y mediados quedarán afuera del negocio.

"Estamos volviendo a la década del `90, donde la única manera en que había agricultura era a través de los grandes pools de siembra", dijo hoy a Infocampo Ulises Forte, vicepresidente de Federación Agraria Argentina (FAA).

"Esta política genera privilegios hacia los grandes empresarios sojeros y aniquila a todos los pequeños y medianos productores", añadió Forte.

El crecimiento relativo de los insumos golpeó mucho más al maíz que a la soja porque el precio del cereal fue "pisado" con más fuerza por la política oficial al considerarlo un “bien social”. Veamos.

El valor nominal del fosfato diamónico entre agosto de 2007 y lo que va del presente mes de 2008 pasó del orden de 600 a 1400 u$s/tonelada. Medido en valor soja, el precio del fosfato pasó en dicho período de 2,79 a 4,91 toneladas (+75%). Y en valor maíz de 5,0 a 10,2 toneladas (+104%).

En cuanto a la urea granulada (350 versus 900 u$s/tonelada), los valores en moneda soja pasaron de 1,62 a 3,15 toneladas (+94%) y en moneda maíz de 2,94 a 6,56 toneladas (+123%).

En tanto, el glifosato genérico al 48% (300 versus 700 u$s/100 litros) pasó de agosto 2007 a agosto 2008 de 1,39 a 2,45 toneladas de soja (+76%) y de 2,52 a 5,10 toneladas de maíz (+102%).

En lo que respecta a los fletes en Córdoba –por tomar una referencia como ejemplo– en moneda soja se mantuvieron estables en torno a 0,12 tonelada y en valor maíz aumentaron un 8% al pasar de 0,23 a 0,25 tonelada (referencia: 85 versus 104 $/tonelada por 400 kilometros; equivalente a 27,4 versus 34,7 u$s/tonelada).

"Muchos empresarios agrícolas están notando que no cierran los números bajo ningún punto de vista y están pensando seriamente en abandonar el negocio", indicó Carlos Castagnani, productor del la zona sur de la provincia de Santa Fe.

Esta semana el USDA en su informe World Agricultural Supply and Demand Estimates (Wasde) proyectó para la Argentina una cosecha de maíz 2008/09 de 22,0 versus 23,5 M/toneladas estimadas en el informe de julio pasado. E

Temas en esta nota

    Cargando...