Sojeros retienen granos a la espera de precios

El proceso de definición de la próxima campaña de granos gruesos y las oscilaciones del precio de la soja en los mercados internacionales acentúa la decisión de los productores de retener los granos, lo que afecta la recaudación fiscal y las actividades económicas en general.

19deAgostode2008a las16:10

En el último Congreso de AAPRESID, entidad que nuclea a las grandes empresas y productores del sector sojero que avanzaron con la siembra directa, quedó en la clara la “depresión” de los productores que con los precios actuales y la falta de reglas claras no pueden planificar la actividad.

Néstor Cáceres, consultor económico de la Región Centro argentina, aseguró a Noticias Argentinas que la caída del precio de la soja afecta a la “recaudación fiscal” que disminuye pero no repercute de manera directa “en el mercado interno” porque el 95 por ciento se exporta.

En cambio, el especialista señaló que las oscilaciones en los valores de cotización de la tonelada de soja —que cerró la semana en Chicago con un 3.3 por ciento abajo 448.4 dólares, la tonelada), muy lejos de la extraordinaria suba de la segunda semana de julio cuando alcanzó 609.22 dólares la tonelada—, inciden “inclusive” en la recaudación del “impuesto a la ganancia”.

Pero lo más importante y que implica una lenta reactivación cuando no es parálisis en la cadena de pagos, es que el precio poco interesante de la soja hace desistir de la decisión de venta de los productores y seguir en un proceso de retención de granos.

En Argentina, los precios están más deprimidos todavía que a nivel internacional, el viernes se pagaba 820 pesos la tonelada de soja, un precio de pizarra que ya lleva retenido el 35 por ciento del derecho de exportación.

Esta situación acorrala aún más a los productores que no invierten en maquinaria agrícola y tampoco adquieren insumos agrícolas.

Con respecto al año pasado, se observaron caídas en las ventas del 20,8 por ciento para los tractores y 58 por ciento para las cosechadoras, de acuerdo con el Indicador de Coyuntura Agropecuaria de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires de agosto.

En Córdoba, y es muy posible que ocurra lo mismo en otras zonas de la región productiva pampeana, se calcula que existe una “retención del 60 por ciento de granos”, y según un consultor esto se aplica tanto a la soja de la campaña anterior como el maíz que acaba de finalizar la recolección de más de 20 millones de toneladas en nuestro país.

“De todos modos los silos-bolsa que guardan la cosecha 2007-2008 tendrían una duración física de un año más”, explicó el mismo consultor, y si el productor no vende ahora, perjudicará también la próxima campaña 2008-2009 porque no sembrará.

La denominada “tecnología Cero” y la decisión negativa por la siembra del maíz (inminente) que en algunas zonas que está en duda, también están generadas por la falta de estabilidad de los precios de la soja y por ser muy bajos.

Por ejemplo se calcula que para obtener rendimiento de 10 mil kilogramos por hectárea, deben invertir 350 dólares en fertilizantes. Los costos del maíz son altos y los márgenes son bajos, porque es muy difícil obtener 10 toneladas por hectárea en cambio climático y con la comprobada extensión de la sequía en Argentina.

El trigo también descendió 40.2 por ciento desde febrero, pero los analistas consultados opinan que el valor del cereal está subsidiado en el mercado interno.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos, INDEC, informó que la actividad económica retrocedió 0.8 por ciento en junio, debido al enfriamiento de las inversiones industriales, exportaciones y construcción.

También se estima que el mercado inmobiliario registró en Buenos Aires una merma del 30 por ciento. Si el precio de la soja fuera atractivo, los silos-bolsa desaparecerían del paisaje rural, y la soja se c

Temas en esta nota

    Cargando...