Frigoríficos insisten en que el Gobierno no cumple el cupo de exportación prometido

Pese a que en abril el Ejecutivo amplió el cupo exportable a 45.000 toneladas de carne por mes, en julio, mitigado el conflicto con el campo, autorizó sólo 35.000 toneladas.

Por
01deSeptiembrede2008a las08:06

Aunque los excelentes precios internacionales mantienen sus ganancias a buen resguardo, y por eso no salen a protestar abiertamente, los frigoríficos están irritados porque el Gobierno no cumple la promesa de permitirles exportar el cupo de 45.000 toneladas acordado a mediados de abril, cuando se implementó el nuevo sistema de permisos para despachar al exterior, denominados ROE Rojo.

Entre abril y julio de este año, los frigoríficos del país exportaron algo más de 81.000 toneladas de carne vacuna (equivalente res con hueso, como se homologan los cortes frescos y congelados con los productos procesados), de acuerdo con los datos del Senasa. Es decir, 100.000 toneladas menos que las que el Gobierno debería haber autorizado en ese lapso de cuatro meses.

Al respecto, el titular de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), Ricardo Echegaray, dijo que, en realidad, su despacho llevaba autorizadas 400.000 toneladas, pero los permisos no habían sido utilizados por los exportadores.

“La Oncca debe estar contabilizando en esa cifra todos los permisos que da para exportar, incluyendo vísceras y vacas de conserva, que en realidad están por fuera del cupo por propia decisión del Gobierno. Si no, no se explica el abismo que hay entre lo que dice Echegaray y los datos del Senasa”, estimó un hombre del sector.

Para otro empresario, “es ilógico pensar que se pudieron haber subutilizado pedidos por tantas toneladas, tanto por lo difícil que resulta obtenerlos, como por los buenos precios internacionales”, señaló.

Esta última hipótesis parece avalada si se comparan los volúmenes con los valores despachados. Según el Senasa, mayo, el mes que menos carne se despachó al exterior, fue también el que tuvo el mayor precio por tonelada: u$s 5.550, incluyendo en el cálculo las carnes procesadas (productos cocidos y enlatados, como el corned beef y la viandada, bendecida por la Presidenta hace un par de meses). Los repuntes relativos de volumen exportado que muestran junio y julio son acompañados, a la inversa, por una caída del precio promedio, que fue de u$s 4.951 y u$s 3.352, respectivamente.

Otra manera de ver el desempeño del sector es comparar los volúmenes despachados con los del mismo mes del año pasado (cuando los valores ya eran superiores al promedio histórico, pero todavía no habían sido disparados por la exclusión de Brasil como proveedor de carne de Europa, ocurrida en febrero pasado).

En tal comparación, el panorama no es mejor: las 18.500 toneladas exportadas en abril fueron 52% inferiores a su mes correspondiente de 2007; las 10.100 de mayo, 75% inferiores; las 18.400 de junio, 66% inferiores, e incluso las 35.000 de julio –con el conflicto entre el Gobierno y el campo por las retenciones móviles ya mitigado– resultaron 48% inferiores a las de igual mes de 2007.

En total, en los siete primeros meses del año, la Argentina despachó carne por u$s 786 millones.

Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota

    Cargando...