Leve caída en el consumo de carne

Descendió el 1,3%, luego de tres años de crecimiento; en las comercios dicen que se vende un 30% menos.

10deSeptiembrede2008a las07:23

Luego de tres años de crecimiento, el consumo interno de carne vacuna descendió el 1,3 por ciento y se ubicó en 66,2 kilogramos por habitante por año en los primeros siete meses de 2008.

El dato surgió del último informe de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (Ciccra), que advierte además sobre la liquidación de vientres, que ya lleva 22 meses ininterrumpidos y que provocará un faltante de hacienda en los próximos meses, y sobre la caída de producción de carne del 3,9%.

Según el presidente de Ciccra, Miguel Schiariti, la caída del consumo tiene que ver con la disminución de la oferta como producto del paro agropecuario entre marzo y julio, que disminuyó el nivel de la faena. "Desde 2005, con un nivel de 60,6 kilogramos por habitante por año, el consumo venía creciendo", agregó.

Para Schiariti, en este momento no hay relación entre la caída del consumo y el precio de la carne, ni con el poder adquisitivo de la gente, "ya que el valor en góndola cayó y hubo una recomposición de salarios". Pero dijo que esta caída pudo haber sido mayor de no haber disminuido también las exportaciones en un 24,5 por ciento interanual, producto de la intervención del Gobierno en el mercado.

Sin embargo, la baja del consumo de carne fue relativizada por las entidades defensoras de consumidores. En la Asociación de Defensa de Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua), por ejemplo, no la tienen registrada. "Seguramente, influyeron los meses en los que no hubo carne por el paro agropecuario", explicó su presidenta, Sandra González.

Susana Andrada, del Centro de Educación del Consumidor (CEC), respondió que tampoco tenía información de que hubiera bajado el consumo de carne. Además, encontró contradictorio que baje el consumo del plato que hoy la entidad recomienda "porque es más barato que las verduras y que las legumbres", puntualizó.

En tanto, el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, señaló que la comercialización en el mostrador está "muy tranquila y normal, el consumo se mantiene estable".

El informe de Ciccra da cuenta de que se sigue confirmando la liquidación de hembras. Durante los meses que duró el conflicto, este proceso se mantuvo en los niveles de los meses anteriores. En particular, en julio la participación de las hembras en la faena total se ubicó en el 49,3 por ciento del total, el registro más alto para el mes en el período 1990-2008. Según Ciccra, con este panorama, "nos encontraremos con un faltante de hacienda en los próximos 60 días, que seguramente se extenderá hasta después de las fiestas".

Recorrida
En tanto, un relevamiento hecho por LA NACION en carnicerías de la Capital Federal confirmó la estadística de Ciccra e incluso mostró una caída más fuerte: los carniceros consultados sostienen que desde el inicio del conflicto entre el Gobierno y el campo la gente restringió su consumo entre un 30 y un 40 por ciento.

"Se compra lo mínimo. Si antes un cliente llevaba un kilo de milanesas ahora compra la mitad. Esto, a pesar de que la carne está más barata que otros productos. El conflicto influyó mucho en la cabeza de la gente", dijo Antonio Arzuaga, de la carnicería Covadonga, en Rodríguez Peña al 1600. "Además de la carne, cayeron los precios del pollo y del cordero. Calculo que se vende un 30 o 40 por ciento menos que en la misma época de 2007", dijo José Menéndez, de la carnicería Antares, en Rodríguez Peña 1583.

En el barrio de Balvanera, el panorama no es mejor. "¿Qué no se vende menos? Cayó la carne, el pan, los huevos, el pollo. Nada se salva", dijo Lorenzo, el empleado de la carnicería La Asunción, en Independencia 1201.

A Juan y Analía Te

Temas en esta nota

    Cargando...