La cría pierde plata en todos lados

Para frenar la caída del stock, la ganadería tiene que dar números positivos, afirma Ricardo Negri.

12deSeptiembrede2008a las07:40

Ricardo "Ricky" Negri asegura tener claros algunos números del negocio agropecuario, en particular los de la ganadería. "Me duelen en el alma", afirma, a pesar de exhibir un perfil por naturaleza optimista. Es ingeniero en producción y casi un tercio de su vida (10 de sus 34 años) los acumuló en el área de investigación y desarrollo de Aacrea (Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola).

Como miembro Crea administra una empresa dedicada a la cría bovina que pertenece al grupo Rauch-Udaquiola, en el centro sudeste de la provincia de Buenos Aires. En diálogo con La Voz del Campo durante el congreso de los Crea del sur de Santa Fe, que se concretó esta semana en Córdoba, se refirió al panorama de la ganadería y también a los factores que condicionan las decisiones del productor sobre la nueva campaña de granos gruesos.

–Según las cifras de la Oncca, en julio fue récord la producción de carne y, según el organismo, hay una desaceleración en la liquidación de vientres.

–Que aumente la faena no quiere decir que aumente la producción; aumenta la producción de los frigoríficos que matan animales y venden carne, pero no la producción del sistema; lo que está pasando es que se está liquidando el stock. La caída del stock es de más del uno por ciento con respecto al año pasado. En la asamblea ganadera de Olavarría, la semana pasada, y en Corrientes también presentamos un trabajo, y las proyecciones de la situación actual de la ganadería son dantescas. Si seguimos como vamos, manteniendo este nivel de consumo por habitante y por año y este nivel de producción, que viene bajando, para el 2012 para mantener el mismo nivel de consumo se debería importar carne. Las alternativas serán importar, dejar de consumir carne o seguir matando las vacas. Y eso está agravado en muchas zonas por la sequía, que también hace muy feas las proyecciones hacia adelante.

–¿Qué medidas deberían adoptarse para que no se cumpla este pronóstico tan sombrío?

–En el trabajo decimos que la ganadería necesita cuatro factores básicos para reaccionar. Uno es que sea negocio; hoy no lo es, la cría pierde plata en todos lados por el valor del ternero y el costo de hacer ese ternero. Lo primero que necesita es que sea negocio; no necesita que sea un gran negocio.

Cuatro patas para poner de pie al negocio ganadero
Lo segundo que necesita es que sea predecible, que uno cuando decide una inversión sepa cuánto va a ganar o cuál es el riesgo que implica hacer esa inversión. La incorporación de tecnología es la tercera variante y la cuarta es el productor, la persona, que es la que mezcla todos los anteriores. Para ponerlo en concreto, la capacidad de incorporar a las nuevas generaciones una actividad. Las actividades que logran incorporar a las nuevas generaciones más rápido son las que incorporan más fácil tecnología, y como incorporan tecnología le dan más previsibilidad, y a veces hacen que el negocio sea mejor. Pero para que la cosa ande muy bien se necesitan cuatro de cuatro de estas variables; para que la cosa camine apenas, tres de cuatro y si tenemos dos de cuatro, decrece. Y lo que está pasando con la ganadería es que está decreciendo el stock y decreciendo la producción.

Medir riesgos
–En materia de granos, las intenciones de siembra ya no son tan optimistas como en 2007.

–Vimos algunos números acá en el congreso y, la verdad, se avecina una campaña compleja; desde lo climático por un lado, y los márgenes son muy exiguos y hay muchos más riesgos; con lo cual es una campaña bastante complicada desde ese punto de vista. Lo que tienen que definir las empresas es qué riesgo quieren tomar. Hoy por hoy el problema más grande de corto plazo es la financ

Temas en esta nota

    Cargando...