El alquiler de campos en el NEA cayó hasta 25% por sequía e incertidumbre

Los lotes ganaderos son los más económicos por la crisis de la actividad, pero también cayeron los agrícolas. Para compartir riesgos, los arrendatarios pactan a porcentaje con dueños.

Por
17deSeptiembrede2008a las07:24

La sequía que afecta a gran parte de la región productiva del país golpea con especial fuerza al Noreste argentino (NEA), que comprende el norte de Santa Fe, Entre Ríos, Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa y el Este santiagueño.

A esa situación climática se suma la incertidumbre política que mantiene latente el conflicto entre el campo y el Gobierno, la crisis de la ganadería y la baja internacional del precio de los commodities.

El combo implicó un efecto bajista en el precio de los alquileres de los campos ganaderos y agrícolas en las zonas más afectadas por la sequía. En el primer caso, la escasez de pasturas dejó a las tierras sin atractivos, mientras que en los campos para siembra ya se sabe que los rendimientos de la campaña gruesa (soja, maíz y girasol) serán menores a los proyectados un mes atrás.

La peor situación se vive en la provincia de Chaco y al norte de Santa Fe, donde los campos ganaderos están pelados y sus dueños están descontando “hasta un 25% en sus alquileres por la sequía y la crisis de la actividad”, indicó a El Cronista Francisco Matho, socio gerente de la firma Engel & Volkers Argentina de Campos. Según el especialista, por la incertidumbre, los arrendatarios empezaron a exigir, además, compartir el riesgo con los dueños de los campos. “El alquiler pasó de negociarse en kilos fijos a cerrarse en porcentaje”, indicó. De ese modo, en lugar de llegar a un precio cerrado por kilo de carne por hectárea, el número se ajusta al rendimiento.

Un esquema de riesgo compartido es la capitalización, por el que la diferencia de kilaje que obtenga el animal “se reparte en partes iguales entre dueño y arrendatario”, explicó a El Cronista Carlos Vera, productor chaqueño y director provincial de la Sociedad Rural Argentina (SRA). Vera es también un ejemplo de una situación dramática: “De las 140 cabezas de ganado que tenía, ya se me murieron 80”, contó, resignado.

Granos tampoco

El mismo esquema de menor precio y riesgo compartido se impuso en los campos agrícolas. El megaproductor Marcos Rodrigué, socio fundador de la agropecuaria La Redención, explicó a El Cronista que en el NEA “no se consiguen productores que quieran sembrar este año”, y por eso los dueños empezaron a hacer descuentos en los alquileres.

Por su parte, el productor Juan Casañas señaló que mientras el año pasado los alquileres se cerraban sólo a porcentaje (el dueño se quedaba con el 20% del rendimiento), este año los arrendadores debieron tentar a los agricultores con un monto de $ 50 fijos, más 10% del rendimiento, lo que en los hechos es una rebaja al productor.

Según los relevamientos de Matho, haciendo una generalización y pese a las diferencias, en el NEA se están descontando al menos 2 quintales al precio de 2007, lo que implica una baja de hasta 20%, según la zona.

En en el caso del arroz, los alquileres se negociaron el año pasado en 1.200 kilos por hectárea, y este año hay una rebaja del 20% porque las represas no están lo suficientemente llenas para la demanda hídrica del cultivo.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...