La Argentina perdió más de un millón de vacunos el último año

La cifra de vacunación anti-aftosa, uno de los indicadores más fiables para medir el rodeo del país, evidencian lo que venían augurando la alta faena de hembras y animales jóvenes.

19deSeptiembrede2008a las07:30

Los datos provisorios de la primera campaña de vacunación contra la fiebre aftosa del Senasa, uno de los indicadores más fiables para medir el stock bovino del país, registran una caída de exactamente 1.227.965 animales frente a la misma campaña del año pasado, esto es una caída del 2,2 % del rodeo nacional.

El control de precios internos de la carne y las restricciones a las exportaciones derivaron en una pérdida de rentabilidad del negocio, que en muchos casos no pudo competir con los márgenes de la soja. Así, los productores decidieron reducir sus rodeos, con el consecuente crecimiento del área agrícola, lo que ya venían anticipando la cada vez mayor proporción de faena de hembras y animales jóvenes.

La caída del rodeo es aun mayor en la zona pampeana, que alberga el 50% del ganado. En esta región, la baja es cercana al 5,6%, es decir, hay 1,6 millón de cabezas menos que hace un año. Ello es relativamente compensado por el aumento de animales en las regiones NEA y NOA, con 3,7% y 3,5%, respectivamente. En estas dos regiones, hacia donde se desplazaron los animales, se halla hoy el 38% del stock nacional.

¿Aún mayor?

Para Ignacio Iriarte, especialista en mercados ganaderos, la reducción del rodeo vacuno será aún más pronunciada cuando se conozca la vacunación del segundo semestre del año, “ya que en estos meses se profundizará la liquidación de vientres y la sequía podría cobrarse más víctimas. Además, hay que tener en cuenta que la primera vacunación se hizo durante el paro de productores, lo que significa que se retuvo hacienda que fue vacunada pero enviada luego a faena, por lo que no estará en el computo de la segunda vacunación”.

Iriarte estima que “Buenos Aires perdió 1 millón de animales; Córdoba y Santa Fe, 200.000 cada una; Entre Ríos, 70.000, y La Pampa, otras 300.000, a lo que hay que agregar la baja en la zona semiárida, consecuencia de la fuerte sequía, que obligó a desprenderse de hacienda por falta de pasturas”.

Rumbo contrario

Fernando Canosa, especialista de Aacrea, señaló que “esta caída del stock se venía anunciando, y la alta faena de hembras es una señal de la liquidación”. Canosa agregó que, entre 2001 y 2005, el rodeo creció a un ritmo de 1 millón de cabezas por año, pero la intervención oficial en el mercado hizo que los ganaderos perdieran estímulos y que la ganadería no pudiera competir con la agricultura. La situación se agravó este año, con la fuerte suba de costos.

Según Aacrea, el kilo de ternero vale $ 3,40, mientras que su costo de producción llega a $ 3,70. “Hay que tener en cuenta que el 87% del rodeo se encuentra en manos de productores con menos de 500 cabezas, esto significa que la intervención oficial golpea a los más chicos, que se ven obligados a desprenderse de las vacas y vaquillonas”, sostuvo Canosa.

La liquidación de vientres, denunciada desde hace meses por productores y frigoríficos, también se verifica en los datos de vacunación. Según estadísticas de Aacrea sobre datos del Senasa, el rodeo de vacas cayó 2,4% y el de vaquillonas 5,5%, lo que implica una menor oferta de terneros en el futuro. Pero también cayó la cantidad de novillos (2,5%), la categoría que más carne aporta a la oferta.

El desplazamiento de los vacunos hacia el NOA y NEA data de los últimos años, y permitió que la caída en el stock no fuera tan pronunciada. En Corrientes, este año el rodeo habría crecido en 400.000 cabezas, y en Salta, Santiago del Estero, Chaco y Formosa habría unas 500.000 cabezas más. Pero los especialistas coinciden en que estas regiones, de mucho menor productividad, no podrán compensar

Temas en esta nota

    Cargando...