Uruguay descartó un brote de aftosa y culpó a los gremialistas por el trascendido

El ministro de Ganadería dijo que las consecuencias podrían haber sido "nefastas".

Por
08deOctubrede2008a las07:28

El gobierno uruguayo reaccionó con profundo malestar contra los funcionarios de sanidad animal que el domingo habían emitido un alerta pública por un posible caso de aftosa, aunque no tenía rasgos de serlo. Ayer, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ernesto Agazzi, convocó a la prensa para ratificar que el foco infeccioso detectado en el noroeste del país, era un caso de brucelosis y nada tenía que ver con fiebre aftosa.

Los funcionarios del Gobierno reivindicaron que Uruguay siempre se ha manejado con transparencia en cuestiones de sanidad animal y que no ha habido voluntad de ocultar casos que sean perjudiciales para la ganadería oriental. Si hay aftosa, el país se hace cargo del asunto, pero si no la hay y todo es generación de rumores para presionar al gobierno, eso no se puede tolerar, dijo un funcionario uruguayo, molesto por el trascendido.

El secretario de Estado anunció que se abrirá una investigación sobre el comunicado que el domingo por la noche fue difundido por las autoridades veterinarias de su Ministerio. En esa declaración, se había advertido que podía haber un brote de aftosa en una cabaña bovina de Colonia de Palma.

El trascendido, que el lunes por la mañana se divulgó en radios locales, generó preocupación entre productores ganaderos y autoridades, pero horas más tarde se indicó que el caso estaba relacionado a una presión gremial para obtener atención a reclamos salariales. Igualmente, el gobierno dispuso una acción inmediata hacia el departamento de Artigas, lo más al norte del país.

Actualmente, Uruguay es un país libre de aftosa, pero con vacunación, y la declaración de un foco de esa enfermedad puede impactar muy negativamente en las exportaciones de carne que tuvieron un ritmo fuerte en los últimos tiempos.

Irresponsable
El director de Servicios Ganaderos, Francisco Muzio, dijo que la difusión de ese comunicado fue "irresponsable" y pudo haber causado mucho perjuicio a la exportación de carne uruguaya. Y contó en detalle cómo se había desarrollado el episodio: "Todo se originó con la notificación de un pequeño productor del departamento de Artigas, que posee cuatro vacas en un predio arrendado a una firma particular", comenzó la explicación. Dijo que cuando este productor "examinaba sus animales, detectó uno con sangrado y lo comunicó". Aclaró que "ese terreno está en tratamiento por brucelosis", por lo que ya era conocida la situación.

El aviso del pequeño productor "llegó hasta la comisaría de Bella Unión", que es una ciudad de Artigas, unida por un puente con la localidad brasileña de Quaraí. La policía transmitió la información al director de Sanidad Animal, Ricardo Pérez Rama, y luego, el domingo por la tarde, fue notificada la Dirección de Servicios Ganaderos.

Muzio destacó: "Hasta allí el hecho era de rutina, no había nada anormal". Sin embargo, para extremar los cuidados, "igualmente decidieron viajar hasta la zona y examinar a los animales". El responsable ministerial de Sanidad Animal señaló que de ese examen "no surgió ninguna sospecha de enfermedades vesiculares o aftosa".

El ministro Agazzi dijo que, a su juicio, el caso debió haber sido manejado de otra manera, sin tanta repercusión pública, porque sus consecuencias podrían haber sido "nefastas para la economía del país". Exhortó a los involucrados a reflexionar en ese sentido y poner los intereses del país, antes que los particulares.

Por Nelson Fernández
Corresponsal en Uruguay.

Temas en esta nota

    Cargando...