No se cumple el acuerdo firmado con los tamberos

La industria no pagará el precio pactado con el Gobierno, de un peso por litro de leche.

06deNoviembrede2008a las07:23

Otro acuerdo que se anuncia, se firma y, al final, no se cumple. Esta vez es el turno de la leche en el tambo.

A punto de enviar a los tamberos las liquidaciones por la leche producida en octubre, la industria se prepara para pagarles a los productores menos de un peso el litro, cifra por debajo del valor que un reducido grupo de empresas se había comprometido a abonar cuando se firmó, el 20 del mes pasado, un convenio con la presidenta Cristina Kirchner en su residencia de Olivos.

"Hoy no sólo estamos haciendo este acuerdo para mantener el precio interno, sino también para cuidarlos a ustedes en lo que podemos denominar la intervención del Estado", les había dicho la Presidenta a los tamberos en aquel momento. El Gobierno podía mostrar, así, que no estaba peleado con el campo.

Según confiaron fuentes industriales, a cambio de un peso las empresas están prometiendo pagar un valor promedio que surge de dos precios definidos: uno para el mercado interno y otro para la exportación. De esta manera, queda en un peso la materia prima para el mercado interno y se establece en torno de los 0,77-0,78 centavos la mercadería de exportación o para hacer stocks como excedente, pero luego lo que finalmente recibirá el tambero será el precio promedio entre ambos valores.

Fuentes empresariales estiman que el precio promedio que se pagará estará en torno de los 90 centavos, como mucho. En la Argentina, sobre una producción de casi 10.000 millones de litros el 80 por ciento se destina al consumo local y el 20% restante, a la exportación.

"Esto significa que el acuerdo no se va a cumplir tal cual lo firmaron las empresas y que van a pagar un promedio. El precio final no va a ser un peso el litro", expresó a LA NACION Claudio Ersinger, coordinador de la Mesa Nacional de Productores de Leche, que rechazó el convenio.

Duro con la industria
Alfredo Eléspuru, presidente de la Cámara Pampeana de Productores de Leche, una de las entidades de la producción que rubricaron el pacto, fue duro con las empresas. "Se sacan la foto con la Presidenta y al otro día salen con que no van a poder cumplir", afirmó. Igual, Eléspuru señaló que el Gobierno "está haciendo lo imposible para que se cumpla".

En rigor, en el acuerdo del 20 de octubre pusieron su firma SanCor, La Serenísima, Nestlé, dos pymes lácteas y la Junta Intercooperativa de Productores de Leche (agrupa a una decena de cooperativas). Por otra parte, también adhirieron al convenio los máximos dirigentes tamberos de las cámaras provinciales de Córdoba, Santa Fe y La Pampa, de buena relación con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, motor del pacto lechero.

En línea con las versiones, ayer La Serenísima comenzó a informar a sus tamberos sobre dos precios distintos para el mercado interno y la exportación.

Para las empresas, el derrumbe de los precios internacionales de la leche en polvo es un fuerte obstáculo para poder pagar un peso. En rigor, mientras en junio pasado la tonelada de este producto cotizaba en 4500 dólares, hoy se están haciendo negocios a 2200 dólares. Ayer, precisamente, un industrial recordaba con pena que en diciembre de 2007, cuando el mercado internacional tenía un precio de 2100 dólares, aquí, en el mercado interno, a los tamberos no se les podía abonar más de 53 centavos el litro. Otro impedimento para que se cumpla el convenio son los enormes stocks de leche en polvo y quesos acumulados por las empresas por las trabas a las exportaciones de Moreno.

La fórmula del precio promedio surgió apenas se firmó el acuerdo. Con todo, al implementar este cálculo las empresas estarían volviendo a una modalidad que ya utilizaron hasta hace sólo unos años. Por ahora, el secretario de Comercio Interior se ocupa personalmente de que l

Temas en esta nota

    Cargando...