Por primera vez desde 2002, cayó la operación de futuros de granos

Los cuatro meses de retenciones móviles, el recorte del plazo de vigencia de permisos de exportación y una lejana expectativa alcista dieron vuelta la tendencia creciente.

Por
07deNoviembrede2008a las07:12

En una suerte de primitivización, este año el comercio local de granos tendrá una operatoria en el mercado de futuros un 60% menor que la de una década atrás. El giro es consecuencia directa de la política oficial, señalan los operadores, y de que se esperaba un aumento considerable en los precios de los commodities, hasta que vino la debacle.

En 1999, el 44% de la cosecha de los cuatro principales granos del país (trigo, maíz, soja y girasol) se negoció a través de posiciones futuras en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba). Pero las proyecciones actuales dan cuenta de un fuerte cambio de tendencia, por primera vez desde la devaluación: en 2008, el porcentaje de volumen negociado en el Matba será algo superior a 17%.

Teniendo en cuenta el aumento de la cantidad de granos cosechada entre uno y otro período, la fijación de precios negociados cayó poco más del 60%.

En la campaña 1998/1999, la operatoria de fijación de precios con entrega a futuro superó los 23 millones de toneladas, de los 53 millones cosechados de los cuatro principales granos. En cambio, pese a que la cosecha en la campaña que finalizó a mediados de este año recolectó 88,3 millones de toneladas, las operaciones a futuro en el Matba no superarán los 15 millones de toneladas, según proyecciones de la consultora FyO.com.

El brusco descenso del sistema de cobertura de precios implica un mercado más riesgoso para los exportadores, industrias, acopiadores y productores, que no pueden fijar su valor de compra o venta. Además, la merma genera un perjuicio para los mercados reguladores (en la Argentina, el Matba y el mercado a término de Rosario, Rofex) y para la gran cantidad de corredoras que ofician como intermediarias en el país.

Efecto serrucho

El primer corte brusco que tuvo la cobertura de futuros llegó en 2001, con la crisis política, económica y social que sufrió la Argentina. Luego de la devaluación, los mercados comenzaron a operar prácticamente desde cero, y el mercado de futuros de granos vivió una constante recuperación en términos de volumen operado, hasta 2007, cuando pasó por el Matba más del 20% de la cosecha.

Esta vez, el desánimo responde al menos a tres circunstancias. Una fue la vigencia de cuatro meses de la Resolución 125, norma que descontaba retenciones móviles al valor internacional de los granos y planteaba incertidumbre sobre el precio final de venta que desanimó a los operadores.

A ello se sumó que, a partir de mayo, la Oncca redujo el plazo de vigencia de los permisos de exportación (ROE Verde) recortando el tiempo entre su aprobación y el embarque.

Por último, hasta hace pocos meses, los operadores anticipaban mayores subas de precios de los granos.

Por eso, la vuelta de timón de los valores internacionales llegó en el peor momento. En un año en el que los alquileres de los campos y las compras anticipadas de insumos se hicieron a valores récord, los productores y pooles de siembra venderán barato.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...