La hacienda cayó hasta 23%, pero la góndola no se entera

La caída de operaciones internacionales y la salida de ganado de los feedlots generó una sobreoferta local, que derribó los precios de la hacienda. Aun así, el consumidor no lo nota.

Por
10deNoviembrede2008a las07:19

El letargo del comercio internacional, derivado de la crisis financiera, impactó fuerte en el mercado argentino de carnes, al punto de derribar los valores del ganado vacuno en pie hasta 23% en un mes, según reflejan las estadísticas de precios promedio en el Mercado de Liniers.

El titular de ese centro concentrador, Roberto Arancedo, adjudicó las bajas “a la crisis internacional y a la restricción de las exportaciones”.

El novillito fue la categoría más golpeada, con un descenso de 22,8% por kilo vivo en el mes. La categoría se pagó en la plaza bonaerense $ 2,77 en promedio. Los terneros le pisaron los talones, y bajaron 21,8% en el período, llegando a valer el viernes $ 2,8 por kilo vivo. En tercer lugar, las vaquillonas se pagaron 16,2% menos que hace un mes, $ 2,6 el kilo vivo.

Las tres categorías corresponden al grupo de hacienda liviana, que en gran parte es engordada en feedlots durante los meses de frío. De un tiempo a esta parte, se está viendo la inyección de ganado proveniente de los corrales de engorde, que trabajaron bien este año amparados en el sistema de compensaciones a la soja y el maíz que consumen, fondos manejados por la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca).

A esta sobreoferta de livianos se le suma la baja demanda de hacienda “gorda”, de exportación. La crisis internacional, que redujo las compras externas, implicó renegociaciones de precios en algunos casos y cancelaciones de compra en otros. La merma de la demanda externa hizo caer al novillo (categoría de exportación) en alrededor de 14,3%, hasta los $ 2,7 que se pagó el viernes el kilo vivo en Liniers. El titular de la consignataria cordobesa Scaglia, Raúl Savena, indicó que las bajas en la categoría novillo (tanto para el mercado interno como para la exportación) alcanza el 22%.

Los precios internacionales de la carne se recortaron más del 50% en los últimos meses, incluyendo los cortes Hilton, que bajaron casi a la mitad, desde unos nunca antes vistos u$s 21.000 por tonelada.

Aún así, el consumidor local no notará la baja. Por la caída internacional de la demanda y el precio del cuero, los frigoríficos trasladan el costo de la pérdida a la carne, encareciendo el precio hacia adelante.

Parate

Savena reconoció a El Cronista que “hay que vender hacienda a quien pague”, porque es difícil colocar el ganado a buenos precios. Por esto, ya sobrevuela el temor a que los pagos de los compradores menores puedan demorarse más de la cuenta.

En paralelo, varios frigoríficos han adelantado vacaciones, realizado parates de planta y suspendido personal, entre otras medidas para compensar la menor faena que están llevando adelante.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...